Bogotá. El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, aseguró este martes que no es enemigo de los caficultores de su país luego de que éstos iniciaron una huelga exigiendo mayores subsidios por parte del gobierno para mitigar los bajos precios internacionales del grano.

El mandatario asimismo confió que pronto habrá un acuerdo con lo líderes de los caficultores que han organizado marchas de protesta.

"Estamos haciendo un gran esfuerzo presupuestal para poder compensar esa baja y poder darles un ingreso mejor a los cafeteros", explicó Santos.

"Estamos tratando de hacer un esfuerzo adicional de una plata que conseguimos con la reforma tributaria, de ahí es de donde vamos a sacar lo que hoy estamos poniendo sobre la mesa, que ojalá sea de buen recibo para ver si podemos levantar este paro y seguir para adelante", afirmó.

Las declaraciones del mandatario fueron hechas durante su tradicional encuentro llamado Acuerdo para la Prosperidad, que realizó en la localidad de Bahía Solano (noroeste), en el departamento de Chocó, fronterizo con Panamá.

"Quienes me quieren poner como enemigo de los cafeteros se equivocan, eso es un imposible categórico", reiteró Santos.

"Los cafeteros siempre van a estar en mi corazón, porque sé que para los cafeteros su bienestar es algo bien importante, no solamente para ellos, sino para el país, por eso siempre he dicho que lo que es bueno para los cafeteros es bueno para el país”, puntualizó.

Santos manifestó que espera resultados positivos de la reunión que inició el Comité Nacional de Cafeteros, en el que están presentes varios ministros, que se dieron cita en la sede de la Federación Nacional de Cafeteros en Bogotá donde buscan acuerdos entre el gobierno y el gremio caficultor.

"Yo espero que esta reunión que está sucediendo en este momento salga algo positivo que podamos poner en marcha, y podamos todos seguir trabajando, trabajando por el progreso de nuestro país", agregó el mandatario.

Dijo que la meta es que los cafetaleros estén trabajando "en lugar de estar en paro, en lugar de estar bloqueando vías que lo único que hace es producir daño a terceros inocentes que no tienen nada que ver con muchos de los problemas de quienes están promoviendo esos bloqueos".

"¿Cuál es el propósito?, mejorar el ingreso de los cafeteros que ha venido sufriendo, y eso lo conocemos perfectamente por dos fenómenos: baja el precio y baja la producción", agregó el mandatario.

"El ingreso se compone de producción más precios, si bajan ambos al mismo tiempo, pues se baja el ingreso en forma importante y eso es lo que ha sucedido", añadió el jefe de Estado.

Este viernes, el ministro de Interior, Fernando Carrillo, aseguró que el gobierno del presidente Santos suspendió los diálogos con los líderes cafeteros, que promueven en una huelga de ese sector que se inició el lunes pasado, hasta que éstos despejen varias carreteras del sur y suroeste del país, incluida la Panamericana.

Las partes iniciaron el jueves un diálogo en la capital colombiana, donde estuvieron presentes los ministros del Interior; Hacienda, Mauricio Cárdenas; Trabajo, Rafael Pardo; Agricultura, Juan Camilo Restrepo; y el Alto Consejero para el Dialogo Social, Luis Eduardo Garzón, quienes se reunieron con congresistas y líderes de la huelga cafetera.

Entre los temas que abordaron las partes, estuvo la eventual reforma a la estatal Federación Nacional de Cafeteros, control de precios para los insumos, mayor subsidio al grano y refinanciación de sus deudas con un banco estatal.

El lunes pasado, el presidente Santos calificó la huelga que iniciaron los caficultores en su país como "injusta, inconveniente y además innecesaria", al tiempo señaló que su gobierno ha sido uno de los que más apoyado a los campesinos que están cultivando ese grano, uno de los más importantes en las exportaciones del país sudamericano.

De acuerdo con los cafeteros que convocan a las marchas, éstas pretenden visualizar la gravedad de la crisis y presionar al gobierno para que adopte medidas necesarias para lograr un precio interno estable del grano, que se encuentra actualmente en niveles mínimos históricos.