Los precios de los combustibles permanecerán estables en México pese al alza de los precios del crudo derivada del ataque a instalaciones en Arabia Saudita el fin de semana, dijo este martes el presidente, Andrés Manuel López Obrador.

"No va a haber variaciones en los precios de las gasolinas", dijo López Obrador en su conferencia de prensa matutina. "Esto, a pesar de esta situación especial en lo externo, nosotros vamos a mantener la estabilidad", añadió.

El mandatario dijo que funcionarios de la Secretaría de Hacienda y Pemex sostendrán una reunión para hablar sobre el impacto en el precio de las gasolinas y en la economía nacional, de los ataques con drones a la infraestructura petrolera, que redujo casi a la mitad la producción de crudo saudí. 

Un ataque a Arabia Saudita que generó la mayor alza de los precios del petróleo en casi 30 años fue realizado con armas iraníes, indicó una coalición liderada por Riad. El movimiento hutí, alineado con Irán y que controla la capital de Yemen, reivindicó la autoría del ataque, que dañó la mayor planta procesadora de crudo del mundo. Irán rechazó la acusación e indicó que el país está preparado para una “guerra en toda regla”.

Dos fuentes con conocimiento sobre las actividades de la compañía petrolera estatal Aramco dijeron a Reuters que la producción petrolera saudí podría tardar meses en volver a la normalidad. Estimaciones anteriores habían sugerido que podría llevar semanas.

Importador. México, que importa alrededor de la mitad de las gasolinas que consume, aplica un impuesto variable a los combustibles, denominado IEPS, por el que ejerce una forma de control de los precios, cuya variaciones son un tema muy sensible entre la población.

El presidente también dijo que está asegurado el abasto de gasolina en el territorio mexicano a través de las importaciones y por un aumento en la capacidad de refinación de Pemex.

Los precios del petróleo declinaban este martes, aunque el mercado seguía muy pendiente de la amenaza de una respuesta militar a los ataques contra las instalaciones de crudo saudíes que provocaron la mayor escalada del barril en décadas.

El crudo Brent perdía 0,45% a US$68,71 el barril a las 0935 GMT, mientras que el referencial estadounidense WTI cedía un 0,84%, a US$62,37 el barril. Previamente en el día, ambos contratos perdieron cerca de 2%.