Santiago. El presidente chileno, Sebastián Piñera, anunció este martes un nuevo servicio exprés de trenes de pasajeros que irá de la capital Santiago a Chillán, una ciudad de la zona centro del país.

Con una inversión de US$115 millones, se espera que el servicio esté funcionando en el primer semestre de 2022.

La propuesta incluye la adquisición, vía licitación pública, de seis nuevos trenes híbridos, mejoras en la infraestructura y servicios, dijo Piñera en una actividad pública en la región de Ñuble.

Expresó que el tren permitirá ahorrar tiempos de traslado a las personas y conectar más regiones y localidades a través de un servicio "moderno y sustentable".

El proyecto "Chile sobre rieles", que busca recuperar y modernizar los recorridos de trenes en el país, pretende renovar las máquinas con altos estándares de calidad, con una capacidad de 250 personas por máquina en este caso, lo que significará aumentar el flujo de pasajeros al año de 230.000 a 800.000, según el comunicado de Presidencia.

 

Estos seis nuevos trenes poseen un 10% más de espacio que los autobuses y un 25% más de espacio entre los asientos que los aviones, según el documento.

También están adaptados para personas con movilidad reducida y poseen una zona de cafetería, conexión a internet y puertos de conexión USB, entre otras comodidades.

Actualmente, el servicio de trenes Santiago-Chillán realiza dos viajes al día, pero con este proyecto la frecuencia de traslado subirá a 12 viajes al día.

El servicio permitirá a las personas ahorrar dos horas en un viaje de ida y vuelta respecto de los autobuses, y una hora con relación a los trenes que operan en el recorrido, a una velocidad máxima de 160 kilómetros por hora.

"Para que el desarrollo valga la pena, tiene que ser integral, inclusivo, cubrir todos los ámbitos de la vida humana, incorporar a todas las personas y regiones, y tiene que ser sustentable, es decir, amistoso con las comunidades y el medio ambiente", dijo Piñera al presentar el proyecto.

Destacó que el recorrido pasará por varias localidades de la región Metropolitana, O'Higgins, Maule y Ñuble, a la vez que espera extenderse a la región del Biobío.

"Significa que vamos a mejorar sustancialmente la integración y la conectividad", además de incorporar tecnologías y limitar el viaje entre Santiago y Chillán a tres horas y 40 minutos, dijo.