Washington. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, bloqueó este lunes la adquisición de Qualcomm Inc por parte del fabricante de semiconductores Broadcom Ltd por motivos de seguridad nacional, poniendo fin al que habría sido el mayor acuerdo de la industria tecnológica.

La orden presidencial para bloquear la oferta de Broadcom -con sede en Singapur- para adquirir a Qualcomm por US$117.000 millones refleja las preocupaciones sobre la capacidad de Estados Unidos por fijar estándares tecnológicos para la próxima generación de teléfonos móviles en su competencia con firmas chinas.

Qualcomm, con sede en San Diego, se ha convertido en uno de los principales competidores de la china Huawei Technologies Co en el sector, lo que convierte a la firma estadounidense en un activo preciado.

Qualcomm había rechazado previamente la oferta de Broadcom, que estaba siendo investigada por el Comité de Inversión Extranjera de Estados Unidos (CFIUS, por su sigla en inglés), un panel compuesto por varias agencias, que revisa las implicaciones de seguridad nacional cuando empresas extranjeras compran corporaciones estadounidenses.

Una fuente con conocimiento del debate del CFIUS dijo que, si se completaba el acuerdo, el Ejército estadounidense temía que dentro de 10 años, "esencialmente habría un operador dominante en todas estas tecnologías y ese sería esencialmente Huawei, y entonces los operadores estadounidenses no tendrían elección. Simplemente tendrían que comprar (equipo) de Huawei".

En una carta a las compañías el 5 de marzo, el CFIUS expresó su preocupación de que Broadcom no estaría dispuesta a financiar la investigación necesaria para mantener la sólida posición de Qualcomm en la llamada tecnología 5G, un estándar de próxima aparición para redes de datos inalámbricas, lo que dejaría a China como la única opción para que Estados Unidos obtenga esa tecnología.

"La adquisición propuesta de Qualcomm por el comprador (Broadcom) está prohibida, y cualquier fusión, adquisición o equivalente, ya sea realizada directa o indirectamente, también está prohibida", dijo la orden presidencial de este lunes.

La orden mencionó "evidencia creíble" que llevó a Trump a considerar que si Broadcom adquiría el control de Qualcomm "podría tomar medidas que pueden perjudicar la seguridad nacional de Estados Unidos".