El gobierno uruguayo se desayunó un nuevo golpe a la conectividad aérea: la española Iberia retirará en abril de 2013 sus frecuencias de Montevideo a Madrid, la única posibilidad para cruzar el Atlántico desde Uruguay de forma directa. Las seis frecuencias semanales serán retiradas por una decisión empresarial, que se incluye en la reestructura de la compañía que acarrea deudas y pérdidas millonarias. Los vuelos, sin embargo, iban cargados casi a tope (86% en promedio), por lo que la ruta, afirman en el gobierno, es rentable.

“Íntimamente apuesto a LAN y a Copa”, dijo anoche a El Observador el presidente José Mujica, preguntado por la posibilidad de cubrir el vacío que dejará Iberia desde abril.

El gobierno comenzará a negociar con empresas privadas para no perder la conexión directa hacia Europa. El mandatario espera que ello se pueda solucionar: “No se aflija, algún otro va a aparecer. Tenemos que buscar alguna alternativa de alguna otra empresa que le convenga. Seguramente va a aparecer”, dijo en rueda de prensa ayer, mientras salía de un bar céntrico.

La retirada fue confirmada directamente por el área Destinos, Promociones y Marketing de Iberia al Ministerio de Turismo y Deportes de Uruguay. Para el gobierno fue un golpe bajo. Ayer, en el consejo de ministros, el presidente Mujica ordenó a Turismo realizar todas las gestiones a su alcance para revertir el impacto de la medida. Según dijo a El Observador el viceministro de Turismo, Antonio Carámbula , ya fue contactado el embajador de España en Montevideo, Roberto Varela Fariña, para intentar revertir la decisión de Iberia. Pero el diplomático explicó que se trata de una cuestión empresarial, por lo que poco podrá hacer la representación de España en Uruguay.

En paralelo, el embajador de Uruguay en Madrid, Francisco Bustillo, recibió indicaciones ayer desde Montevideo para contactar a la dirección de la compañía aérea, e intentar que mantenga algunas frecuencias.

La decisión de Iberia es prácticamente imposible de revertir. Por ello, en ámbitos privados y públicos se comenzó a manejar la posibilidad de contactar a otras compañías aéreas con el objetivo de llenar el vacío. Según pudo saber El Observador, además de las mencionadas por Mujica, una de las consultadas será Air Europa, también española, y anteriormente interesada en la ruta que ahora deja libre Iberia. Air Europa vuela hacia Buenos Aires y otros destinos en la región como Salvador de Bahía (Brasil), Santa Cruz (Bolivia) y Lima (Perú). Operadores privados planean desde ayer viajar a Europa para contactar también a Air France.

En ámbitos del gobierno se manejaba ayer que el anuncio de alquiler de un Airbus 320 por parte de la aerolínea de bandera uruguaya BQB, y la capacitación de personal en Madrid eran síntomas de una presunta intención de comenzar a volar desde Montevideo a Madrid. De hecho, la empresa de Juan Carlos López Mena arrendará el Airbus 320 (similar a los que usa Iberia para la misma) a Air Europa, con quien se contactó meses atrás para hacer negocios. De todos modos, hasta ahora son cálculos realizados por jerarcas del gobierno. Sin embargo, se especuló también con la posibilidad de otorgarle a BQB frecuencias provisorias hasta que la empresa de los extrabajadores de Pluna esté operando y decida –o no– comenzar a volar esa ruta. “Esto es muy nuevo, pero es una posibilidad explorar que otras empresas se interesen por las frecuencias de Iberia”, admitió el viceministro Carámbula.

Desde que cerró Pluna en julio, el gobierno logró recuperar en buena medida la conectividad. Esa, de hecho, ha sido la principal defensa del gobierno ante el impacto del cierre de la compañía de bandera uruguaya. Mientras operaba Pluna, le aportaba a Iberia entre 16% y 20% de los pasajeros que llevaba de Montevideo a Madrid en sus seis frecuencias semanales, explicaron a El Observador fuentes oficiales. Por la resolución de la aerolínea española no solo se ve afectado Uruguay, sino que además se suprimen otros vuelos de largo alcance con La Habana (Cuba), Santo Domingo (República Dominicana), Atenas (Grecia), El Cairo (Egipto) y Estambul (Turquía), informó el diario español La Razón. Desde abril, si se confirma la retirada de Iberia y ninguna empresa decide cubrir sus seis frecuencias, para llegar desde Montevideo a Madrid se deberá hacer una escala en Argentina, Brasil, Chile o Estados Unidos, lo que implica un sobrecosto, pero también más tiempo de vuelo, además de las dificultades de disponibilidad.