Montevideo. No todas las familias uruguayas tienen la posibilidad de recurrir a los bancos para financiar su consumo. En realidad, la mayoría de las personas carece del nivel de ingreso y de las garantías que exige una institución bancaria para concederles un préstamo.

Esta situación fue observada por algunos inversores como una oportunidad de negocio para conceder créditos a la población no bancarizada a altas tasas de interés, de forma de solventar operaciones con elevado riesgo de impago.

Durante los últimos años, el crecimiento de la economía y el empleo, así como el sostenido incremento de los salarios, impulsó aun más ese segmento del mercado.

Atractivo mercado. Al tiempo que las instituciones bancarias ya no encuentran atractiva la colocación en el exterior por el bajo nivel de las tasas de interés y buscan expandir su negocio en el ámbito local, las administradoras de crédito no paran de crecer en el segmento de consumo, en el cual tienen ganado una posición de privilegio.

En marzo, las administradoras de crédito registraron préstamos vigentes por el equivalente a US$840 millones, lo que significó un crecimiento de 20% en seis meses, medido en pesos corrientes, indicó a El Observador Fernando Vallone, gerente de riesgo de la financiera Pronto!

El mercado del préstamo extrabancario es liderado por la firma Oca, gracias a la amplia aceptación de su tarjeta de crédito a nivel nacional, con cerca de un tercio del volumen de negocio. A una importante distancia le siguen, en orden, Anda, Pronto! y Creditel con una participación similar entre ellas.

Ese nivel de crecimiento prácticamente duplica el registrado por los bancos en el mismo segmento de negocio.

Los préstamos bancarios vigentes a las familias –que incluye además el financiamiento hipotecario y la compra de vehículos– ascendieron a US$ 3.470 millones en marzo y exhiben en igual período de tiempo una tasa de expansión de 10,3% en pesos corrientes, según datos del Banco Central (BCU).

En el total del mercado, el Banco República (BROU) lidera la financiación del consumo doméstico, mientras que a nivel privado las administradoras de crédito aventajan a las instituciones privadas.

De acuerdo a la información de setiembre del 2010 –ya que los últimos datos serán difundidos en las próximas semanas por el Banco Central– el BROU concedió la mitad de los préstamos al consumo, mientras que las financieras representaron 29% de ese mercado y los bancos privados se repartieron el 21% restante, según datos de Deloitte.

Magra rentabilidad. Ante las magras tasas de rentabilidad que muestran la mayoría de las instituciones bancarias –incluso negativas en buena parte de los casos– y la falta de experiencia en un mercado cuya demanda está compuesta por familias de ingresos medios y bajos, los bancos comenzaron a mirar con interés la asociación o, directamente, la adquisición de las financieras.

“Las instituciones financieras decidieron crecer en participación de mercado en todos los segmentos y en especial en el consumo. Para ello se apostó por la fusión y se observa el interés por las administradoras de crédito”, dijo a El Observador Bruno Gili, experto financiero de la consultora CPA/Ferrere.

Comentó que “la economía está muy dinámica, con un fuerte crecimiento de los ingresos de los hogares que los convierte en potenciales clientes”. Además, “tras la crisis de 2002 y luego de la crisis internacional, los bancos debieron modificar su estrategia de negocio”, señaló.

Por su parte, Gabriel Gorondona, gerente comercial de Fucerep, consideró que la expansión que experimenta el crédito al consumo se sostiene en las expectativas auspiciosas que el público muestra respecto al futuro de la economía.

“La confianza de que las cosas van a seguir bien, esto es, que los factores empleo y salario mantendrán su fortaleza, llevó a que las personas perdieran el miedo a quedarse sin empleo”, sostuvo.

Con relación al interés de los bancos por las administradoras de crédito, Gorondona manifestó que es “lógico ese comportamiento, ya que las instituciones tienen mucha liquidez y el mercado de consumo cuenta con un mayor margen. Además, los bancos no tienen la tecnología y la experiencia para competir en ese mercado, por eso salen a comprar empresas que ya están en el rubro”, dijo.

Acuerdo. El martes pasado, el Grupo Santander de España firmó un preacuerdo con Creditel por la compra del 100% del paquete accionario de la empresa y solo restan las autorizaciones de los organismos reguladores de ambos países para concretar la operación.

De acuerdo a fuentes del mercado, el crecimiento de Creditel estaba comprometido por limitaciones en el acceso al fondeo para canalizar sus operaciones. De ese modo, la absorción por parte de Santander le permitirá contar con los recursos para mejorar su presencia en la plaza local.

En diciembre pasado el banco canadiense Scotiabank adquirió el 100% de las acciones de Pronto! y la totalidad de las acciones comunes del Banco Comercial por una cifra cercana a los US$ 300 millones.

En tanto, Oca es propiedad del Banco Itaú y el BBVA opera en el segmento bajo la marca Así, que otorga préstamos a través de la red de cobranzas Abitab.

El mercado del préstamo extrabancario es liderado por la firma Oca, gracias a la amplia aceptación de su tarjeta de crédito a nivel nacional, con cerca de un tercio del volumen de negocio.

A una importante distancia le siguen, en orden, Anda, Pronto! y Creditel con una participación similar entre ellas; y más atrás se alternan Cash, Así, Fucac, Créditos de la Casa, Créditos Directos y Fucerep, entre otros operadores, según fuentes del mercado.