Las perspectivas meteorológicas son "muy buenas" para la siembra de trigo y otros cultivos de invierno, como la cebada y la canola, anticipó el experto en agroclimatología Eduardo Sierra.

"En mayo y junio -vaticinó el analista- habrá lluvias moderadas, lo cual es lo mejor para la cosecha y no es un problema para el trigo porque el agua va a estar en el suelo, que es donde tiene que estar".

En declaraciones al canal Agrositio, Sierra añadió que "en el invierno ya empieza a venir la lluvia, pero a mediados, con lo cual los trigos que se siembren van a tener buena humedad y estarán recibiendo las precipitaciones en estado vegetativo y comienzo del reproductivo".

"Así que el año pinta muy bueno para el trigo, porque además va a haber frío", resumió Sierra.

El especialista señaló que "pasamos de una situación neutral en 2013-14, a un posible fenómeno El Niño (lluvioso) en 2014-15, a partir de la salida del invierno".

"Que el fenómeno no se registre en otoño es bueno, porque un Niño precoz provocaría lluvias en la cosecha", consideró Sierra.

Si bien el clima será "ideal" para el comienzo de la cosecha fina, las precipitaciones más fuertes se registrarían en noviembre próximo, con lo cual podría volverse a inundar la Cuenca del Salado, Entre Ríos, Chaco y Corrientes, concluyó.