Charlotte, EE.UU. La generación termoeléctrica y dual a base de gas natural tendrá un avance sostenido durante los próximos cinco años en México, con inversiones superiores a los US$1.500 millones anuales, aseguraron directivos de Siemens, una de las tres fabricantes de turbinas en el mundo con esta tecnología que aprovechará el crecimiento del país.

José Miguel Macho, director de Ventas e Ingeniería de Siemens, explicó durante el recorrido por la fábrica de turbinas en Charlotte 
—la única en el mundo que manufactura turbinas con tecnología a gas, vapor y generadores— que en México se espera una instalación de cerca de 2.000 megawatts termoeléctricos anuales entre el 2015 y el 2020 gracias al crecimiento de la demanda energética del país, como lo explican las autoridades en el Programa de Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional.

A un costo nivelado de US$780 por kilowatt, las inversiones tanto en asociaciones público— privadas con la Comisión Federal de Electricidad (CFE) o Petróleos Mexicanos en materia de cogeneración, como de proyectos de obra pública financiada y de privados, ascenderán por tanto a cerca de US$1.560 millones en equipos, lo cual resulta en una inversión rentable con los precios del gas natural en menos de US$5 por millón de BTU.

La planta de Charlotte de Siemens fabrica para su entrega en el segundo trimestre del año las dos turbinas tecnología H para generación a gas que la CFE colocará en la obra llave en mano Empalme I adjudicada a las empresas Sener y OHL Industrial. Estas turbinas tienen capacidad de resistir poco más de 1.500 grados centígrados —a pesar de que los metales industriales se derriten al pasar los 800 grados en su mayoría— y representan tecnología probada como la más vanguardista del mundo.

José Miguel Macho detalló que en el mercado existen también las turbinas tipo J —el ascenso en la nomenclatura se refiere a la mayor resistencia térmica, y ha pasado de tipo D a tipo J en 10 años—; la tecnología tipo J soporta temperaturas superiores a los 1.600 grados centígrados y es fabricada por 
Mitsubishi, pero no cuenta con la cantidad de pruebas ya en uso que tiene Siemens. “Siemens ha vendido 48 turbinas de gas de clase H en todo el mundo. Dieciséis de estas máquinas se encuentran actualmente en operación comercial exitosa con un alto grado de disponibilidad y fiabilidad”, aseguró.

Mark Pringle, gerente de la planta de Charlotte, detalló que para la fabricación de las turbinas participan más de 1.000 proveedores, luego de que algunos componentes que Siemens manda fabricar con su patente a contratistas cuentan con hasta 30 distintos procesos que luego se ensamblan en las instalaciones de la alemana. La fábrica de Charlotte construye también turbinas para Infra y para la planta del Valle de México de la CFE, que serán entregadas el próximo año.