La Paz. El bloqueo que guaraníes amazónicos de Takovo Mora impusieron esta semana a la construcción de la planta de separación de líquidos Río Grande representará una pérdida diaria a Bolivia de US$350.000, calculó este miércoles un alto funcionario de la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB).

El gerente Nacional de Plantas de Separación de Líquidos de YPFB, Mario Salazar, dijo que este perjuicio hace referencia a la penalización por la paralización de las obras de construcción ("stand by") establecido en el contrato con AESA, al desplazamiento de personal y al trabajo realizado por la fiscalizadora Bolpegas.

"Tenemos un contrato suscrito con la constructora AESA y la paralización de las obras nos va a representar este perjuicio, entonces los de Takovo Mora deben reflexionar sobre el daño que ocasionan al país porque es dinero de los bolivianos que está en juego como inversión a través de este proyecto", explicó Salazar.

Los guaraníes de la Tierra Comunitaria de Origen (TCO) Takovo Mora bloquean desde el lunes pasado los accesos a la planta de separación ubicada en Santa Cruz, por el cumplimiento del pago de un millón de bolivianos (US$143.678) como indemnización porque el proyecto extractivo afecta al territorio indígena.

Se está a la espera del diálogo para lograr un acuerdo que levante la medida de presión.

"En el momento están trabajando aproximadamente 700 personas en el proyecto en la parte constructiva. Hay innumerables equipos que trabajan como grúas montacargas, equipos de soldar y otro tipo de maquinarias que suman esta pérdida por día de paralización", añadió el directivo de YPFB Corporación.

Adicionalmente, Salazar explicó que Bolivia dejaría de percibir por cada día de retraso en la puesta en marcha del complejo, aproximadamente US$285.000 por día en la no recuperación prevista de líquidos tanto de GLP como de gasolina.

"Estamos en la fase final de construcción de esta planta y no podemos darnos el lujo de paralizar las obras. A partir del 10 de mayo arrancaríamos con las pruebas que corresponde para buscar las mejores condiciones de operación que debemos imponer a esa planta para conseguir la meta en materia de recuperación de líquidos que tenemos previsto y diseñado", añadió Salazar.

La medida de presión del grupo indígena también afecta el normal desenvolvimiento de otras infraestructuras que forman parte de la cadena de los hidrocarburos.

"Está, por ejemplo, la planta de compresión de Río Grande que es el centro a partir del cual se distribuye gas a Brasil, está la planta de procesamiento de hidrocarburos que tiene YPFB Andina y otras instalaciones".

Asimismo, Salazar ratificó el desembolso de un millón de dólares efectuado en noviembre pasado por concepto de compensación a la APG Takovo Mora con los que se financiará 25 proyectos de inversión productiva y social.