Rio de Janeiro.- El gobierno brasileño anunció que la cosecha nacional de cereales, leguminosas y oleaginosas este año será un 5,7% inferior a la del año pasado.

Según el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), Brasil producirá en este año 226,8 millones de toneladas de cereales, leguminosas y oleaginosas, 13,8 millones de toneladas menos que en 2017, cuando se recogieron 240,6 millones de toneladas.

En comparación con la anterior proyección, realizada en junio, hubo un descenso del %0,5 en la producción esperada para este año, lo que equivale a 1,1 millón de toneladas menos.

La previsión, hecha tras la visita que los técnicos del instituto a los campos del país durante el mes de julio, indicó que el área total a ser cosechada en el país este año es de 61,2 millones de hectáreas, lo que equivale a un aumento del 0,02% o 12.100 hectáreas más que el año pasado.

"Pese a la caída (en la estimativa de la producción), todavía se considera que es una cosecha muy buena. Las condiciones climáticas de 2017 fueron excelentes en varias regiones. Ya este año, el exceso o la ausencia de lluvias en algunas regiones provocan un pequeño prejuicio en relación al año pasado", afirmó el IBGE.

El arroz, el maíz y la soya representan el 93% de la cosecha total de Brasil, uno de los mayores graneros del mundo, para este año y el 87% de todos los cultivos.

De los tres productos, la soya es la única que crecerá su producción este año (1,2%), mientras que se espera que la cosecha de maíz caiga un 16,7% en comparación con el año pasado y la de arroz retroceda un 7,3%.

Se prevé que los cultivos de soya crezcan un 2,5% este año, mientras que los de maíz se espera que sea un 7,1% menores a los del año pasado y los de arroz, un 5,4%.

El IBGE resaltó que la cosecha de frijoles se espera que sea un 0,5% inferior este año a la de 2017, con 3,3 millones de toneladas.

"Es la primera vez que estimamos una cosecha de frijoles menor que la del año pasado. Pese a la caída, es una cosecha que abastece bien el mercado", agregó el instituto, que atribuyó el descenso del producto a las condiciones climáticas.

Se espera también un aumento de la producción de café del 23,6% este año y del algodón del 1,3%, lo que evitó que el descenso de la previsión de la cosecha este año fuera mayor.