Bogotá. La reactivación del mercado de capitales en 2018 puede darse con la presencia activa de las empresas del sector energético en la Bolsa de Valores de Colombia. Para el primer trimestre de 2018 se espera el avance de la democratización de la Empresa de Energía de Bogotá (EEB), sigue la venta de acciones de la empresa Celsia (empresa de energía del grupo Argos) y el negocio de la participación del grupo de Energía de Bogotá en Promigás. Este es un proceso importante para el país, consideran analistas.

El presidente de la Bolsa de Valores de Colombia, Juan Pablo Córdoba, destaca que el proceso de democratización de la EEB es el negocio más importante de los últimos cinco años y moverá una suma cercana a los $3,2 billones (US$1.137 millones).

Después de Ecopetrol, que superó los $4 billones (US$1.421 millones), la del grupo de Energía de Bogotá es la transacción más grande que se prepara en tiempo reciente. “Va a ser una acción muy líquida en el índice (Colcap)”, anticipó el presidente del organismo bursátil.

Y advirtió que el proceso de la EEB puede tener contradictores. “Siempre en estas cosas salen enemigos: que van a feriar la empresa, que se la van a regalar a los extranjeros”.

Pese a que no es una empresa nueva, va a ser una operación significativa que “contribuye a la formación de precios del mercado, que diversifica las fuentes de inversión para los inversionistas y que nos da oportunidades de diversificación a todos nosotros”.

Reafirmó que “este tipo de cosas (democratización de empresas públicas o privadas) es lo que necesitamos en el país”. Indicó que, pese a que no es una empresa nueva, va a ser una operación significativa que “contribuye a la formación de precios del mercado, que diversifica las fuentes de inversión para los inversionistas y que nos da oportunidades de diversificación a todos nosotros”.

Córdoba reconoció que hacer un proceso de las características que se preparan con la democratización de la EEB es muy complejo y hay que ajustar muchas variables. “Ojalá hubiera 10 de estos (procesos) todos los años en el país. Ojalá tuviéramos democratizaciones, privatizaciones, empresas públicas que vinieran al mercado y que todos los colombianos pudiéramos participar en el mercado de acciones”, reseñó el presidente de la Bolsa de Valores de Colombia.

Para Córdoba, “Todas estas cosas juntas hacen pensar que vamos a tener un año bueno, especialmente para el mercado bursátil”. Admitió que 2017 fue bueno, pero no lo suficiente para lo que debía ser. Lo calificó de bastante “razonable” en términos financieros para el sector.

“No es el mejor año que ha tenido el mercado financiero en Colombia pero ha sido un año bueno que, dado el pesimismo y dada la desaceleración de la economía, fue un año donde el mercado (de valores) se comportó mejor que la economía”, destacó.

Córdoba considera que “no nos podemos conformar con ser la quinta economía de América Latina. Y no nos podemos conformar con ser el mercado de capitales que somos, no porque seamos malos, sino porque podemos ser mucho mejores y para el tamaño del país deberíamos serlo”.

Para contribuir al crecimiento del mercado bursátil en el país, la Bolsa de Valores de Colombia y Deceval se han propuesto emprender varios proyectos en pro del desarrollo del mercado. El primero tiene que ver con el ajuste, en marcha, de las tarifas para la negociación de los activos financieros en el mercado colombiano. La idea es estimular la llegada masiva de inversionistas al mercado de capitales.

“Vamos a mejorar la eficiencia y la costoeficiencia de acceder al mercado de capitales colombianos para invitar a más personas a participar”, explicó Córdoba.

Este año la Bolsa de Valores explora la posibilidad para que las pequeñas y medianas empresas puedan acceder al mercado con un costo marginal y que se especialicen algunos inversionistas para que puedan financiar a las pymes. “Necesitamos abrir el espacio para que las pymes accedan a la financiación”, reafirmó Córdoba.

En relación con lo anterior, el mercado de valores le apuesta a manejar el tema de la factura electrónica, convirtiéndola en un título valor digital para hacer lo mismo que se hace con los CDT, los bonos y las acciones que es poder transar esos instrumentos en el mercado de capitales. La Bolsa de Valores, Deceval y Confecámaras han hecho una alianza para acceder al negocio de la factura electrónica una vez el Gobierno defina los términos de la licitación.