París. El primer ministro japonés Naoto Kan prometió este miércoles aumentar el uso de energía renovable hasta por lo menos 20% del suministro eléctrico de Japón en 2020, mientras revisa el papel de la energía atómica luego del peor desastre nuclear mundial en 25 años.

Kan también aseguró a los líderes del mundo que la economía de Japón se recupera con fuerza dos meses y medio después del enorme terremoto y el tsunami que golpearon el nordeste japonés y dejaron 25.000 muertos o desaparecidos.

El anuncio de Kan de fomentar la energía renovable refleja los esfuerzos por garantizar seguridad energética tras la crisis desatada el 11 de marzo en la central nuclear de Fukushima Daiichi.

Kan ha pedido una revisión de la política energética de Japón, que aspira a aumentar la energía nuclear a más del 50% del suministro energético para 2030 desde el actual 30%.

"Independientemente de la política energética que adoptemos, debemos preguntarnos si es apropiado para la sociedad aumentar el consumo de energía sin ningún límite", dijo Kan en un discurso preparado para miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos en París.

Antes del terremoto, Japón, que no tiene muchos recursos, promocionó la energía nuclear como una manera rentable de reducir la dependencia del combustible fósil y era el tercer mayor consumidor de energía atómica del mundo.

Aunque varios tipos de energía renovable cubren un 10 por ciento de la demanda energética de Japón, no quedó claro exactamente a qué tipo de energía renovable se refería Kan.

Japón también intentará recortar los costos de la generación de energía solar a un tercio de la cifra actual para 2020 y a un sexto para 2030, dijo el primer ministro, sin dar detalles.

Generar energía solar cuesta hoy unos 50 yenes (US$0,61) por kilovatios por hora, mientras que las energías nuclear y térmica cuestan entre 5 y 13 yenes por kilovatios por hora, según datos del gobierno.

Kan añadió que querría instalar paneles solares en unos 10 millones de tejados en Japón para 2030.

En una reunión más temprano con el presidente francés Nicolas Sarkozy, Kan garantizó a Francia que Japón continuaría dependiendo de la energía nuclear tras mejorar su seguridad, aunque no dijo qué papel jugaría en balance energético del país.

El primer ministro japonés resumirá el jueves los esfuerzos por controlar la central nuclear de Fukushima en la apertura de una reunión del G-8 en Deauville, Francia.

La tercera mayor economía mundial topó con la segunda recesión en tres años tras el desastre nuclear, aunque la mayoría de los economistas creen que el país retomará la senda del crecimiento en la segunda mitad de 2011.