El Korea Railroad Research Institute, administrado por el gobierno de Corea del Sur, está trabajando en un ambicioso proyecto. Se trata de un tren que viajará a 1.000 Km/h. El proyecto está previsto para un futuro “no muy lejano”, según han comentado los responsables. Por el momento se está investigando la tecnología que hará posible esta proeza física. Y es que alcanzar esta velocidad en un medio terrestre no es algo que hoy esté cercano a nivel técnico.

Para lograr su objetivo, el Korea Railroad Research Institute va a explorar una tecnología que solo existe sobre papel. Es el ‘hyperloop’, en el que ya trabajan algunas iniciativas privadas. Pero quizá la surcoreana sea la primera que tiene fondos estatales detrás.

Los trenes actuales están limitados por el rozamiento con las vías. Esto les resta energía y capacidad de propulsión. Incluso los trenes de levitación magnética o maglev encuentran una resistencia a su avance: el aire. Lo que buscan los investigadores surcoreanos es eliminar estos frenos y la tecnología hyperloop ofrece un camino. Y es que los trenes aquí avanzarían por un tubo al vacío.
Los responsables del proyecto tienen previsto que el trayecto entre Seúl y Busan se pueda hacer en media hora. Actualmente viajar entre las dos ciudades en avión supone 50 minutos. En transporte público, por tierra, son más de cinco horas.

Trenes casi supersónicos

La barrera de sonido se rompe a la velocidad de 1.225 Km/h. (Los aviones comerciales tienen una velocidad de crucero entre 900 y 1.000 Km/h, que solo el Concorde y su equivalente soviético Tupolev Ty-144 han logrado romper en la aviación civil). Lo más cerca que se ha llegado a esta frontera en el medio terrestre son los proyectos activos de hyperloop.

La iniciativa teórica que Elon Musk puso sobre la mesa ha dado lugar a varias empresas. Cada una de ellas se esfuerza por llevar a la práctica la tecnología, que permitiría velocidades de hasta 1.200 Km/h. La barrera del sonido está muy cerca.

Hay proyectos en Estados Unidos y otro lugares, como en Europa. La compañía Delft Hyperloop tiene planes para tender uno de estos trenes futuristas entre Ámsterdam y París. El trayecto duraría seguramente menos de lo que tardas en llegar al trabajo: 30 minutos.

Sin embargo, esta tecnología aún queda lejos. La iniciativa surcoreana parece más viable a medio plazo, así como los planes de transporte japoneses. Por ahora la velocidad máxima alcanzada por un tren la ha logrado el desarrollo de la Central Japan Railway, un maglev que llegó a deslizarse a 603 Km/h en unas pruebas realizadas en 2015. La compañía tiene previsto llevar al circuito comercial esta tecnología en el año 2027.