El 1° de septiembre de este año fue lanzada de París a Tokio, la tercera ruta de Air France operada con el A380, después de las rutas París-Nueva York en 2009 y París-Johannesburgo en febrero de 2010.

La llegada del cuarto A380 con librea de Air France, de 12 que fueron solicitados, y su operación entre Charles de Gaulle y Narita, marcan una nueva etapa para los pasajeros con este destino, así como el inicio de las operaciones con el equipo de mayor capacidad y nivel de economía, hacia el continente asiático.

El A380 de Air France está equipado con 538 asientos, repartidos en tres clases: la Première (primera clase) con 9 asientos en el puente principal; Affaires (clase ejecutiva) con 80 asientos en el puente superior y Voyageur (clase económica) con 449 asientos repartidos entre los dos puentes. En principio el A380, cuyos puentes principal y superior representan el equivalente a un Boeing 777-200 y a un Airbus 340-300 respectivamente, volará 3 veces por semana al Japón, y a partir del 4 de octubre de este año, la frecuencia será diaria.

En línea con los planteamientos de Air France, el A380 es el avión más respetuoso con el medio ambiente, con menos de 75 gramos de CO2 por pasajero por kilómetro transportado y es el más silencioso de su categoría. Su amplia cabina ofrece a los pasajeros mayor confort y espacio.

Abordo de este avión, Air France innova ofreciendo ambientes luminosos cambiantes, adaptados a las diferentes etapas del vuelo, de los espacios de convivencia y descanso, además de un nuevo sistema de entretenimiento a bordo con pantallas más grandes.