Santiago. La empresa chilena Río Blanco, principal exportadora de uva de mesa de ese país, evalúa adquirir terrenos en Perú para aumentar su producción, luego de que decidiera congelar su inversión en Chile, debido a la caída de hasta 20% en el tipo de cambio.

Actualmente, la compañía comercializa sus productos en más de 40 países, tiene oficinas en California, EE.UU., y Shanghai, China, factura alrededor de US$225 millones al año, y se estima que este 2010 sus envíos representarán cerca del 9% de las exportaciones de la uva de mesa en Chile. 

De acuerdo al gerente general de Río Blanco, Carlos Barros, las expectativas de crecimiento en Perú son más optimistas. "Perú tiene un gran potencial y las autoridades están haciendo algo para contener la apreciación de su moneda", afirmó, según rescata el diario La Tercera.

En Perú, la empresa ya maneja 50 hectáreas de uva de mesa en el Valle de Ica, donde produce cerca de 500 mil cajas por año, en sociedad con terceros. La meta, según rescata El Mercurio, sería adquirir 300 hectáreas de frutales en un plazo de tres años.

"Es un primer paso. Nosotros queremos tener una posición importante en Perú. Hoy es muy caro producir en Chile y Perú es más competitivo, porque en los últimos 10 años tiene un costo de producción mucho más barato que Chile ", afirmó Barros, quien señaló como el principal problema de la empresa es encontrar campos con agua en el país incaico.

Los costos energéticos en Perú son 50% inferiores que en Chile, mientras la inversión es menor en 30% en mano de obra, lo que se suma a la mayor flexibilidad para contratar gente por hora o por día, según los cálculos del ejecutivo.