Quito. La Refinería de Esmeraldas, la principal de Ecuador, paralizó sus actividades como medida de precaución ante el terremoto de 7,8 grados de magnitud que sacudió este sábado al país sudamericano, informaron fuentes oficiales.

El gerente de la empresa pública Petroecuador, Pedro Merizalde, informó al diario público "El Telégrafo", que se realizan los chequeos pertinentes a la Refinería de acuerdo a los procedimientos.

"No tenemos reportes de que tengamos problemas en la tubería o estaciones de bombeo, pero están suspendidas las operaciones, hasta que estemos seguros y reiniciar las operaciones", indicó el funcionario.

La Refinería está ubicada en la provincia costera de Esmeraldas (noreste y fronteriza con Colombia), que es una de las más afectadas por el terremoto.

Merizalde agregó que el poliducto y oleoducto también pararon las operaciones por seguridad.

El terremoto ocurrió a las 18:58 hora local (23:58 GMT) frente a las costas de las provincias de Esmeraldas y Manabí, según el Instituto Geofísico.

El movimiento telúrico dejó hasta ahora 41 muertos, según el Gobierno que afirmó que la cifra puede incrementarse en las próximas horas debido a la magnitud de los daños causados.

El régimen decretó el Estado de Excepción para precautelar el orden público y atender la emergencia, que incluyó la movilización de 10.000 efectivos de las Fuerzas Armadas a las zonas afectadas.

Hasta ahora, se han registrado 55 réplicas del terremoto y pueden presentarse más, según el vicepresidente del país, Jorge Glas, quien llamó a la población a estar preparados y mantener la calma.