Londres. La petrolera anglo-holandesa Royal Dutch Shell enfrenta problemas para reemplazar sus reservas de gas y petróleo, pese a sus planes para incrementar la producción, la inversión y los dividendos.

Las utilidades ajustadas de Shell crecieron un 15% trimestral, a US$5.580 millones, por mejores márgenes de refinación, pero los resultados incumplieron con las expectativas del mercado de una ganancia de US$6.200 millones.

La decepción sobre un desempeño peor al esperado en la producción en Asia-Pacífico y en Estados Unidos fue parcialmente contrarrestada por la promesa de incrementar el dividendo en un 4,7% en el actual trimestre.

Las acciones de Shell bajaban un 1,3%, a 2.275 peniques a las 09:10 GMT.

Los analistas dijeron que el sólido panorama de flujo de caja de Shell justificaba el incremento del dividendo, pero mostraron preocupación sobre que la tasa de reemplazo de reservas fue de apenas un 44% en el 2012 y que la empresa espera llevarla a un 84% en los próximos tres años.

"Están débiles en ese dato y eso es preocupante", dijo el analista de Investec Stuart Joyner.

Andrew Whittock , de Liberum Capital, dijo que las cifras "ofrecían escasa confianza en que los volúmenes de exploración y producción son sostenibles".

La compañía comprometió inversiones por US$33.000 millones para el próximo año.

Parte de ese gasto de capital irá a lugares polémicos como Nigeria, donde un tribunal holandés esta semana decidió que la filial local de la firma fue en parte responsable de la contaminación provocada por un derrame, y al Ártico, donde sufrió una serie de accidentes el año pasado que han planteado dudas sobre la seguridad de la perforación mar adentro allí.

Shell dijo que seguirá invirtiendo a pesar de algunos contratiempos y de un panorama económico "incierto" en algunos de sus mercados.

La petrolera tiene en carpeta una serie de nuevos proyectos que entrarán en operaciones en los próximos años como para apoyar el incremento de su dividendo.

Shell espera elevar su producción total a unos 4 millones de barriles equivalentes de petróleo y gas para el 2017/18 desde los 3,3 millones actuales.

"Los esfuerzos de Shell para expandir su carpeta de proyectos están rindiendo frutos", dijo el presidente ejecutivo Peter Voser.

"Nuestro impulso para incrementar nuestras opciones de proyectos futuros demuestra que tenemos más restricciones por el lado del capital que de oportunidades", agregó.

Sin embargo, al mirar hacia adelante, como lo demuestran las cifras de reemplazo de reservas, Shell y sus pares están bajo presión debido a que los costos para explorar y producir nuevos yacimientos van en aumento.