Ciudad de Panamá.  El financiamiento de la línea 2 del Metro de Panamá, la cual está siendo construida por un consorcio en el que forman parte la empresa brasilera Norberto Odebrecht y la española FCC, está sufriendo una reestructuración.

Hace algunos meses una de las entidades bancarias que forma parte de la estructura de financiamiento decidió retirarse del proyecto, ese fue el caso de Citibank, lo cual pudo ser una consecuencia de la situación internacional y local que empresa la empresa brasileña que ha sido señalada por supuestos actos de corrupción en varios países. 

De acuerdo con el Ministerio de Economía y Finanzas de Panamá, el proyecto de la Línea 2 del Metro de Panamá fue adjudicado al Consorcio Línea 2, agrupación que además de su diseño y construcción incluyó en su propuesta el financiamiento del proyecto; asi se establecia en el pliego de cargos publicado por la empresa Metro de Panamá, S.A. (MPSA)

Inicialmente, el Consorcio Línea 2 contaba con 5 entidades bancarias  - Citibank, N.A. Panama Branch, The Bank of Tokyo-Mitsubishi UFJ, Ltd., Deutsche Bank AG New York Branch, Mizuho Bank, Ltd., y Sumitomo Mitsui Banking Corporation, las cuales financiarían el proyecto a través de la compra de los Certificados de No Objeción que emitiría el MPSA.

Sin embargo, la directora de Financiamiento Público del MEF, Katyuzka a Correa explicó a ANPanamá que durante el proceso de cierre financiero, el consorcio mantuvo comunicaciones frecuentes con los posibles acreedores; pero, por los acontecimientos recientes e investigaciones iniciadas a una de las dos empresas que componen el consorcio,  se vieron obligados a buscar otras Instituciones Financieras para el proyecto.

Mientras, se recibe el apoyo del Banco Nacional,  el consorcio estaría manteniendo conversaciones con otras entidades bancarias, entre las cuales está el BCIE, a fin de estructurar una figura que le permita continuar con la ejecución de la obra.

La obra se ha seguido ejecutando y se han pagado los gastos, pero fue por el apoyo del Banco Nacional, que  pagó parcialmente los Certificados de No Objeción emitidos para el financiamiento y cuya fecha de pago fue el 30 de noviembre del 2016.  Por lo que a esa fecha se habían pagado US$233.09 millones en concepto de CNOs (Certificados de No Objeción) emitidos y refrendados por la Contraloría General de la República, de los cuales US$120 millones correspondieron al acuerdo de cesión de créditos suscrito entre el Contratista y el Banco Nacional de Panamá. Se conoció que a al fecha no hay deuda pendiente con la entidad bancaria estatal.

Para explicar un poco lo que son los Certificados de No Objeción, estos son similares  a las Cuentas de Pago Parcial (CPPs) emitidas por el Ministerio de Obras Públicas, en su momento, para el financiamiento de los diversos proyectos de inversión social: Reordenamiento Vial y Santiago-David. En este sentido, desde el pliego de cargo se establece un cronograma de pagos efectivos; el cual responde a las estimaciones de ejecución de avance de obra y a las proyecciones del Ministerio de Economía y Finanzas respecto al déficit fiscal.

Estos certificados son emitidos por una empresa pública, Metro de Panamá, S.A.,  el Estado a través de Decreto de Gabinete autoriza al Ministerio de Economía y Finanzas a constituir un Aval para garantizar las obligaciones de pago futuras que serán asumidas mediante la emisión de los CNOs por parte del Metro de Panamá, bajo el Contrato MPSA-014-2015 de 24 de julio de 2015.

Nuevos participantes. Mientras, se recibe el apoyo del Banco Nacional,  el consorcio estaría manteniendo conversaciones con otras entidades bancarias, entre las cuales está el BCIE, a fin de estructurar una figura que le permita continuar con la ejecución de la obra.

Correa también comentó que de acuerdo a información proporcionada por el Contratista, que esta encargado del financiamiento, están negociando con Banco Nacional de Panamá y con UBS; de manera tal de suscribir acuerdos de cesión de crédito para las próximas cuentas a presentar.

En términos financieros un mayor riesgo implica un mayor costo y la situación de uno de los miembros del consorcio podría hacer ver la obra como más riesgosa, en el caso que las nuevas negociaciones con las entidades financieras, a través del Contrato MPSA-014—2015 del 24 de julio de 2015 por el cual se le adjudicó al Consorcio Línea 2 el proyecto la cláusula sexta  de dicho Contrato establece desglosado el precio contractual en dos componentes: la obra y el costo del financiamiento. Por lo cual el Mef aseguró que dicho esto, es el contratista quien deberá asumir cualquier costo adicional asociado a las propuestas de los nuevos cesionarios o al mecanismo de financiamiento. 

Futuros pagos. De acuerdo a la información proporcionada por el Metro de Panamá, S.A. al MEF a la fecha se han emitido y refrendado US$59,14 millones y cuya fecha de pago efectiva está programada para el 30 de noviembre del año 2017.

“Siendo en su momento, esta empresa del Estado quien deberá honrar el compromiso a la entidad Cesionaria o al dueño del Contrato” dijo Correa.

En el mes de noviembre del año pasado, ANPanamá tuvo oportunidad de conversar del tema con el administrador del Metro de Panamá Roberto Roy quien aseguró se le estaba dando seguimiento al cumplimiento de la obra y que el proyecto estaba marchando bien.

La obra lleva un 30% de avance y va completándose de acuerdo con la planificación.