Nueva York. Procter & Gamble anunció este viernes un beneficio neto de US$6.455 millones en los primeros seis meses de su año fiscal, 6% menos que los US$6.871 millones del mismo período del ejercicio anterior.

La mayor compañía mundial de productos para el hogar aumentó sus ventas en 1% hasta US$43.485 millones, pero sus costes se incrementaron algo más y bajaron los ingresos extraordinarios, según detalló en un comunicado.

El beneficio por acción fue de US$2,21 por acción, desde los 2,35 de la primera mitad del año fiscal 2013.

En el último trimestre, el período al que más atención prestan los analistas financieros, la compañía registró una caída de su beneficio neto del 16%, hasta los US$3.428 millones.

Los ingresos trimestrales fueron de 22.280 millones, apenas, 0,5% superiores a los del mismo período del ejercicio anterior. Si no se tienen en cuenta las fluctuaciones del cambio de moneda, las ventas subieron 3%.

El beneficio por acción fue de US$1,18 (1,39 un año antes), frente a los 1,20 previstos por los analistas. Ese resultado incluye un cargo de US$0,21 por la compra de la parte que P&G no tenía en su compañía conjunta de cuidado femenino y de bebés en España y Portugal.

La compañía, con sede en Cincinnati, produce entre otros artículos detergentes, jabones o pañales.

A pesar de estas cifras, P&G mantuvo su perspectivas de beneficios para el conjunto de su año fiscal 2014, para el que prevé un aumento del beneficio por acción del 7-9% en la segunda mitad del año fiscal gracias al aumento de las ventas, la moderación de los efectos negativos del cambio de divisas y mayores ahorros por el incremento de la productividad.

Tras anunciar estos resultados, las acciones de la compañía subían 1,16% en las operaciones electrónicas poco antes de la apertura de Wall Street, donde figuran en el índice Dow Jones de Industriales, y donde han subido casi 12% en los últimos doce meses. E