Nueva York. Procter & Gamble, el mayor fabricante del mundo de productos para el hogar e higiene personal, ganó en el primer trimestre de su año fiscal 2015 un total de US$1.990 millones, un 34% menos que en el mismo periodo del ejercicio anterior.

La empresa de Ohio anunció también que escindirá su negocio de fabricación de pilas Duracell, que pasará a convertirse en una compañía independiente, para "fortalecer su marca y maximizar el valor para los accionistas".

P&G detalló que entre julio y septiembre pasados obtuvo un beneficio neto por acción de 69 centavos de dólar, frente a los US$1,04 por título del mismo trimestre del ejercicio anterior, cuando ganó US$3.027 millones.

Los ingresos de la compañía, que cuenta con marcas como Oral-B, Pampers,Head & Shoulders o Gillette, se situaron en US$20.792 millones, prácticamente igual que los US$20.830 millones que facturó entre julio y septiembre del año pasado.

"Los resultados del primer trimestre estuvieron en línea con las expectativas, a pesar de un ambiente operativo muy difícil", dijo al anunciar las cuentas el presidente y consejero delegado de la firma, A.G. Lafley.

Respecto a la escisión de Duracell, el máximo responsable de la empresa destacó que desde que la compraron en 2005 "ha fortalecido su posición" en el sector, y se mostró convencido de que seguirá haciéndolo una vez que se convierta en una firma independiente.

Los resultados de P&G, uno de los treinta valores del Dow, fueron bien recibidos por los inversores y sus acciones subían un 2,99% en la Bolsa de Nueva York (NYSE), donde se han revalorizado un 5,31% desde que comenzó el año.