El informe de la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa), también indicó que en el acumulado del primer bimestre la producción nacional fue de 96.972 unidades, con un avance de 0,8% respecto del volumen del mismo período del año pasado.

Las terminales argumentaron que factores estacionales como paradas por vacaciones y tareas de mantenimiento y mejoras en las plantas en varias automotrices  influyeron en los volúmenes registrados, fundamentalmente en producción y exportación.

El informe difundido este miércoles dio cuenta que en el segundo mes del año, la producción argentina de vehículos se ubicó en 52.911 unidades, un 20,1% más respecto de enero y una baja de 2,3% respecto a febrero de 2012.

El sector exportó 24.646 unidades, es decir, una mejora de 1,9% respecto del mes anterior, y un retroceso de 15,3% en su comparación con febrero de 2012.

Adefa informó además, que las ventas a concesionarios se ubicaron en las 67.696 unidades, es decir, un 16,6% más respecto de enero y 6% arriba de lo registrado en el mismo mes del año anterior.

Con 15 días hábiles, las terminales que operan en la Argentina registraron una cadencia diaria de 3.112 unidades durante febrero, frente a las 2.850 que se produjeron en igual mes del año pasado.

El factor estacionalidad  también influyó en los volúmenes de exportación, ya que la industria que cerró 2012 con un volumen de envíos del orden de los US$11.000 millones, exportó en febrero 24.646 vehículos y en el acumulado del primer bimestre 48.841 unidades.

En el ítem ventas mayoristas, el sector comercializó 67.696 unidades en febrero y un total de 125.766 unidades en el período enero-febrero de 2013.

Este crecimiento de ventas mayoristas viene acompañado por el aumento de participación de las unidades producidas en el país que acumulan al momento un avance del 7,7% respecto de 2012 y reflejan que sumado a la  producción, el sector acompaña los niveles de demanda sostenida que registra el mercado doméstico.

El presidente de la Adefa, Cristiano Rattazzi, reiteró que hay que "aguardar al cierre del primer trimestre para tener un panorama más certero sobre el comportamiento del año".

A pesar de la cautela, el directivo resaltó que "las estimaciones continúan orientadas a que se podrían recuperar los niveles de 2011 en las tres principales variables de la industria sin perder de vista la incidencia  que tiene las negociaciones que se están llevando a cabo con Brasil para definir la nueva Política Automotriz Mercosur (PAM)".