Buenos Aires. La producción de etanol de Argentina podría triplicarse en los próximos dos años, alentada por una norma oficial que obliga a usar el combustible derivado de la caña de azúcar en la elaboración local de gasolinas.

El biocombustible recibió en 2010 un fuerte impulso de una ley que establece que la gasolina de Argentina deben contener 5% de etanol, lo que requerirá elaborar 280 millones de litros anuales.

Y su producción en Argentina podría trepar a cerca de 450 millones de litros en 2012, en línea con una ampliación de la proporción de la mezcla, desde los entre 129 y 168 millones que se elaboran actualmente, según datos privados.

"Estamos en conversaciones con el gobierno para elevar el corte, para llevarlo al 8% para el año 2012. Es muy probable que veamos, en un futuro cercano, mayor superficie sembrada con caña", señaló Fernando Nebbia, presidente del Centro Azucarero Argentino.

"Hoy la Argentina puede hacer frente con facilidad al 5 por ciento (del corte), en cuanto a disponibilidad de materia prima", señaló Nebbia, y agregó que sólo resta esperar a que estén listas las plantas procesadoras.

Por el momento, la mezcla del biocombustible con las gasolinas se realiza únicamente en algunas regiones del norte del país, la principal región productora de caña de azúcar.

"Hemos hecho una presentación para ampliar nuestro cupo (de producción), apostando al bioetanol como una forma de canalizar los excedentes de producción de la caña de azúcar por sobre el mercado interno de azúcar", afirmó Gabriel Sustaita, presidente de la Compañía Bioenergética La Florida.

La firma, que pertenece a la Compañía Azucarera Los Balcanes, será la principal productora de etanol del país, con una cuota de 60 millones de litros anuales, que buscará llevar a 100 millones en el 2012.

Argentina es un productor de primer orden mundial de soja, trigo y maíz, mientras que la caña es un cultivo marginal.

El país podría duplicar en el 2011 su elaboración de biodiésel, un producto mayormente derivado de la soja, debido a que la norma referida al etanol también establece una mezcla obligatoria de este biocombustible en el gasoil, en un intento de reducir las importaciones de diésel de origen fósil.

Dulce etanol. Aunque dejó abierta la puerta a la fabricación de etanol en base a otros productos, el gobierno solamente asignó cuotas de producción a 9 azucareras, que realizaron fuertes inversiones en plantas destiladoras para llegar al volumen necesario para el corte entre fines del 2010 y comienzos del 2011.

El gobierno garantizó cuotas y fijó precios para el etanol en el mercado doméstico, lo que solucionó los problemas de venta de excedentes que solía tener el sector azucarero, que se veía obligado a vender del 15%  al 35% de su zafra en un mercado internacional actualmente poco atractivo.

"El techo del crecimiento de la industria azucarera argentina obviamente era la colocación del producto. Con estas nuevas posibilidades, los productores de caña estarán interesados en incrementar su producción", dijo Nebbia.

En la provincia de Tucumán, la principal productora de azúcar del país, la región dedicada a la caña es de alrededor de 210.000 hectáreas, pero en los próximos años podría crecer entre 50.000 y 60.000 hectáreas, estimó el experto. El área del cultivo ronda las 300.000 hectáreas en todo el país.

La zafra de 2010 culminará con 2,3 millones de toneladas de azúcar blanco, crudo y caña molida, un alza interanual del 5%, según el Centro Azucarero.

Los precios globales del azúcar crudo se hundieron cerca del 50%  desde febrero, cuando habían alcanzado su nivel más alto en 29 años.