En uno de los peores años agrícolas de los últimos tiempos (primavera-verano 2011/ 2012), debido a una sequía que produjo importantes mermas que van entre el 30% y 50% en los principales rubros como soja, maíz, algodón, sésamo, entre otros, la producción de arroz se está convirtiendo en la excepción con un aumento del 46% en comparación con la cosecha del 2011, según los datos proporcionados por el Ing. Agr. Héctor Ramírez, principal referente técnico del renglón.

Como consecuencia de la mejor producción, la exportación del cereal ya registró un crecimiento del 28% en el primer semestre de este año, según los datos de la Red de Inversiones y Exportaciones (Rediex/ MIC).

La producción de arroz en el 2011 fue de 315.000 toneladas cosechadas en unas 60.000 hectáreas, mientras que en el presente período se obtuvieron unas 460.000 toneladas colectadas en unas 90.000 hectáreas, lo que implican un aumento del 46% en el volumen de producción mientras que la expansión en área de cultivo fue del 50%, según los datos de Ramírez.

En cuanto a la exportación, enviada principalmente al Brasil, durante el primer semestre de 2012 se registró el envío de unas 160.027 toneladas contra unas 124.626 toneladas del mismo período comparado del 2011, lo que implica un crecimiento parcial del 28,4%.

El rendimiento medio nacional del arroz este año fue de cerca de 5.100 kilogramos por hectárea, contra los 5.250 kilogramos por hectárea del 2011, según las estimaciones de Ramírez.

Las 90.000 hectáreas de arroz son cubiertas por unos 400 productores. La expansión del rubro se está dando principalmente en la zona de Misiones y parte de Paraguarí.

Aclaró que existe un grupo de productores que representan en total un área de 25.000 hectáreas con cultivos de arroz que lograron en conjunto un promedio de 8.000 kilogramos por hectárea, una productividad media que es superior en un 56% al que se tiene a nivel país.

En cuanto a las inversiones dijo que iniciar implica un costo de US$2.500 por hectárea.

Explicó que el principal desafío actual es la disponibilidad de agua para el sistema de riego superficial, para lo cual se está invirtiendo en la construcción de reservorios de agua, con el fin de evitar la dependencia de los recursos hídricos.

Esperanza del trigo. Otra esperanza es el trigo, este cultivo se encuentra sembrado en su totalidad, con una previsión de 544.100 hectáreas. Para este año se espera una producción cercana a 1.229.506 toneladas, equivalente a un promedio de rendimiento de 2.266 kilos por hectárea.