Sao Paulo. La producción de azúcar de la región centro-sur de Brasil caería a 28 millones de toneladas, frente a una estimación previa de 31 millones de toneladas en la temporada 2018/19, debido a una sequía y a la elevada fabricación de etanol, dijo el miércoles la consultora Safras & Mercado.

La proyección de Safras se compara con la producción de 36,4 millones de toneladas de azúcar reportada en el ciclo 2017/18. La firma espera que la molienda total de caña llegue a 580 millones de toneladas frente a las 595 millones de toneladas de la temporada pasada.

La producción de etanol alcanzaría 27.000 millones de litros, en relación a los 25.350 millones de litros de 2017/18.

Buena parte de las áreas del centro de Brasil han recibido volúmenes de lluvia por debajo del promedio durante este año.

Maurício Muruci, analista de Safras, dijo que la sequía tendrá un impacto negativo en los campos de caña que se espera sean cosechados en las próximas semanas, lo que reducirá la cantidad del endulzante extraído este año.

De acuerdo al programa Agriculture Weather Dashboard de Thomson Reuters, la región de Ribeirão Preto, en el corazón del sector azucarero de Brasil, recibió 23 milímetros de lluvia en los últimos días, en comparación con los 65 milímetros esperables en promedio para el periodo.

Maurício Muruci, analista de Safras, dijo que la sequía tendrá un impacto negativo en los campos de caña que se espera sean cosechados en las próximas semanas, lo que reducirá la cantidad del endulzante extraído este año.

Safras estima que los ingenios actualmente están destinando 62% de la caña cosechada a la producción de etanol y sólo el 38% a la elaboración de azúcar.

La acentuada caída de la producción de azúcar de Brasil este año no ha logrado afirmar los precios en el mercado internacional, puesto que los suministros del endulzante siguen subiendo en otras partes del mundo como Tailandia, India y Europa.