Ciudad de México. La producción de café en México está en camino a recuperar su potencial después de que cayese casi a la mitad desde 2013 a causa del hongo de la roya, dijo a Xinhua el presidente de la Asociación Nacional de la Industrial del Café (ANICAFE), Félix Martínez.

"Ya tocamos fondo. Lo más probable es que la curva tenga una inflexión hacia arriba", señaló Martínez.

Explicó que la producción se desplomó desde los 4,5 millones de sacos de 60 kilos en el ciclo de 2012 a los 2,3 millones actuales, luego de que el hongo "sacudiese" los cafetales mexicanos aprovechándose de los que padecían un envejecimiento.

Ahora se calcula que la producción del grano suba por lo menos a los 2,7 millones de sacos el próximo año y que, en los siguientes tres, retome el nivel del que que gozaba en 2012, afirmó.

"La meta no es llegar ahí. Es producir más", sostuvo en una entrevista durante la Cumbre Latinoamericana de Café 2016, en la Ciudad de México.

Las proyecciones de ANICAFE están en sintonía con los números de la Secretaría de Agricultura mexicana, que el 13 de junio previó que la producción llegaría a 4,5 millones de sacos en tres años y a 10 millones en una década.

El 80 por ciento de la producción del aromático grano de variedades arábigas se realiza en los estados de Chiapas, Veracruz, Oaxaca, Puebla y Guerrero, en tanto que el resto en otras ocho entidades.

Cerca de 750.000 hectáreas son trabajadas por unos 500.000 productores, el 60 por ciento de ellos pertenecientes a comunidades indígenas de los cuatro estados, que encabezan la cafeticultura mexicana, señaló el dirigente de la industria.

El hongo de la roya, que golpeó a Centroamérica y a México con una mayor fuerza a la usual, provoca que la fruta del cafetal quede expuesta al clima o a insectos porque ataca su follaje.

Martínez consideró que la expansión de la plaga fue un golpe que en México produjo pérdidas estimadas en hasta 500 millones de dólares por ciclo a los precios actuales, pero a su vez fue un parteaguas porque se crearon mejores mecanismos de trabajo entre productores y gobierno.

"Es muchísimo (dinero), pero tiene solución. El plan que se sigue tiene un ordenamiento", afirmó el dirigente de la industria.

En el último año, la Secretaría de Agricultura lanzó o robusteció programas para fortalecer mediante innovación y desarrollo tecnológico la producción, generar plantas resistentes a la plaga, repoblar miles de hectáreas y apoyar con recursos financieros a los cafeticultores.