Beijing. La producción del crudo en China alcanzó los 69,58 millones de toneladas en los primeros cuatro meses de 2015, un incremento interanual del 1,6 por ciento, según los datos publicados por la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma

China refinó 155,57 millones de toneladas de crudo durante el período, una subida interanual del 3,6 por ciento, mientras que la producción de petróleo refinado subió un 5,2 por ciento, hasta los 98,32 millones de toneladas, indicó el máximo planificador económico en un comunicado emitido en línea.

El consumo aparente de petróleo refinado, calculado como la producción más las importaciones menos las exportaciones, aumentó un 4,8 por ciento respecto al año anterior, hasta los 89,18 millones de toneladas.

En otro comunicado, el planificador apuntó que la producción de gas natural ascendió a 45 millones de metros cúbicos en el período de enero a abril, una subida interanual del 4,7 por ciento.

Las importaciones de gas natural registraron un aumento del 7 por ciento, hasta los 19.800 millones de metros cúbicos, mientras que el consumo aparente fue de 62.900 millones de metros cúbicos, explicó la comisión.

El apetito de China por el gas natural ha crecido sustancialmente con las iniciativas de industrialización y urbanización con el fin de reducir las emisiones de carbono.

Un informe realizado por el gigante energético British Petroleum (BP) pronosticó el mes pasado que las tasas de dependencia de China de las importaciones de petróleo y gas natural se elevarán al 75 y 40 por ciento para el 2035, desde el actual 60 y 30 por ciento, respectivamente, convirtiendo a China en el mayor importador de energía del mundo.

La proporción de carbón en la matriz energética de China se reducirá al 51 por ciento, frente al actual 68 por ciento en 2035. El gas natural supondrá un 12 por ciento y el petróleo, un 18 por ciento, agregó el informe.