El bombeo total de petróleo en Rusia, el mayor productor mundial del combustible, aumentó en mayo 0,1% a 10,34 millones de barriles por día (bpd), una cifra inferior al máximo récord de la era post soviética alcanzado durante los primeros tres meses del año.

El dato divulgado el sábado por el Gobierno ruso se compara a los 10,33 millones de bpd producidos en abril y con el máximo de bombeo de crudo de 10,36 millones de bdp al inicio de 2012.

La información del ministerio de Energía mostró que el atribulado productor anglo ruso de crudo TNK-BP -que es propiedad en 50% de BP- fue el principal conductor detrás del incremento en los resultados de mayo, gracias al impulso en la producción de campos nuevos.

Las cifras de mayo fueron más altas que los 10,10 millones de bpd arrojados por Arabia Saudita, que ocupa el segundo lugar de la producción mundial de crudo. El mes pasado, Arabia Saudita aumentó su bombeo pese a una caída en los precios del petróleo.

Medida en toneladas, el ministerio reportó que el mes pasado la producción doméstica de crudo se mantuvo en 43,73 millones.

La producción petrolera de TNK-BP, que representa un tercio de la producción de BP, se incrementó casi 0,5% en mayo, intermensualmente, sobre una alza de 2,3% en la producción del campo Verkhnechonsk, en el este de Siberia.

La producción en operaciones de nuevo desarrollo, como Verkhnechonsk, alcanza 16% del total de TNK-BP en el primer trimestre, contra el 11% del año anterior.

Aun así, el desarrollo en la producción sostenida de la tercera petrolera en Rusia es vulnerable, resultado de una disputa entre BP y el consorcio de cuatro magnates soviéticos que son dueños de la otra mitad de TNK-BP.

En el último giro de la disputa, este viernes BP dijo que evaluará la venta de su participación en TNK-BP, después de que el gigante británico recibiera indicaciones no solicitadas de interés en su tenencia.

Las compañías rusas se han estado centrando en la producción de proyectos nuevos ya que los depósitos antiguos, ubicados mayormente en el oeste de Siberia, están manifestando un agotamiento cada vez mayor.

El Gobierno ruso quiere que el bombeo de crudo -una fuente clave de ingresos para el país en una economía dependiente de la energía- en no menos de 10 millones de barriles al día.

Recientemente, introdujo algunos alivios tributarios para la extracción de petróleo en depósitos en aguas profundas en el Ártico, cuyos enormes y subexplotados recursos se espera sean las principales fuentes de hidrocarburos en 10 a 20 años.

La producción diaria de gas en Rusia mantuvo su declina, con una baja a 1.670 millones de metros cúbicos en mayo desde los 1.870 millones de metros cúbicos de abril.

La producción de gas de Gazprom, el principal productor de gas natural del mundo, se derrumbó casi 13%. A comienzos de esta semana, Alexei Miller, jefe de la firma, dijo que la crisis de la zona euro está afectando la demanda por gas.