Quito. El Ecuador incrementó la producción de gas natural de 30 millones de pies cúbicos a 50 millones por día, en un periodo de poco más de dos meses, anunció el presidente, Rafael Correa, quien aseguró que hasta el 2013 prevé que la producción supere los 100 millones de pies cúbicos diarios.

Este incremento es el resultado de la nacionalización de la empresa Energy Development Company (EDC) y de la termoeléctrica en tierra Machala Power, que eran, hasta junio de este año, administradas por el consorcio energético estadounidense Noble Energy.

La compañía EDC esta encargada de la explotación, extracción y producción de gas natural del bloque 3 del campo Amistad, en el Golfo de Guayaquil, para la generación eléctrica de la planta Machala Power, ubicada en el sector Bajoalto, cantón El Guabo (provincia de El Oro).

Según el mandatario, el incremento de la producción potencia la diversificación energética, pues permitirá que otras termoeléctricas que utilizan diesel importado, muy costoso para el país, empiecen a funcionar con gas natural.

Además informó que la planta de licuefacción de propiedad de Petroecuador, construida frente a las instalaciones de Machala Power, empezará a operar a finales de este mes. La producción inicial de gas licuado se destinará para los procesos industriales de fabricación de cerámica de la industria azuaya. El costo del gas se calcula en poco más de USD 6, igual que el gas que se comercializa en Perú, según despacho de Andes.

Asimismo el presidente Correa, dijo que luego de cumplir con todos los requisitos, una empresa privada obtuvo la autorización para construir otra planta licuefactora, con lo cual habrá gas suficiente para Machala Power, termoeléctricas e industrias.

Si se descubre nuevos yacimientos, el siguiente paso es que el transporte publicó en la región Costa utilice gas, que es menos contaminante, pero sobre todo ahorra recursos al país porque no hay que importarlo, destacó el presidente.

Finalmente el mandatario reiteró que la empresa EDC, cuando era administrada por extranjeros, por más de una década no incrementó la producción debido al diseño del contrato, que estipulaba que de aumentar el nivel de producción, también se elevaba la participación del Estado ecuatoriano, por lo cual siempre lo mantuvo en 30 millones de pies cúbicos.