Brasilia. La producción de cobre de Brasil está encaminada para crecer más del doble en tres años, en medio de un rápido avance de la demanda local y una estrechez del suministro global que ha impulsado los precios al alza.

Aunque es un importante exportador de mineral de hierro, Brasil se ubicó en el puesto 21 entre los países productores de cobre en el 2009.

Eso está por cambiar. Una serie de nuevas minas deberían aumentar la producción anual a alrededor de 500.000 toneladas en 2014, frente a 230.000 toneladas del año pasado, o 1,5% del suministro mundial.

El aumento podría convertir a Brasil en parte de la solución a la escasez de suministros en el mercado mundial del cobre.

Desde tuberías para agua hasta cables de electricidad, la industria de la construcción de Brasil está devorando productos de cobre al levantar hogares para una emergente clase media y preparar al país para ser anfitrión del Mundial de fútbol del 2014 y las Olimpíadas del 2016.

El departamento nacional de minería de Brasil dijo que los altos precios del cobre han renovado el interés en depósitos que antes fueron considerados inviables.

"No es sólo la expansión en infraestructura y construcción civil, es la extensión de la red eléctrica y más ventas de bienes duraderos y vehículos por un mayor acceso al crédito", dijo el consultor Luciano Borges, ex secretario del Ministerio de Minería.

La mayoría de las firmas de la asociación de fabricantes de productos de cobre, Sindicel, dijeron en una reciente encuesta que esperan que la demanda crezca más de 10% este año.

"Si esos pronósticos se confirman, tendremos un buen año", dijo el presidente de Sindicel, Sergio Aredes.

El Producto Bruto Interno de Brasil creció cerca de 7,5% en 2010 y analistas esperan que el crecimiento se desacelere a 4% en 2011, debido a un alza de las tasas de interés y recortes presupuestales.

Las importaciones de productos de cobre terminados treparon 56% el año pasado, a US$944 millones, mientras que las exportaciones de cobre sin refinar subieron 25%.

Se espera que Brasil alcance la autosuficiencia este año y genere un superávit de cobre en los próximos años.

Proyectos. La mayor minera de cobre de Brasil, Vale, agregará 127.000 toneladas anuales a la producción de Brasil con la apertura de Salobo I en el segundo semestre del 2011. Esta mina se ubica cerca del mayor yacimiento de mineral de hierro de Vale, en el estado norteño de Pará.

Una segunda fase se prevé para 2013 y podría añadir el mismo monto.

Otros proyectos más pequeños de Vale contribuirán en casi 150.000 toneladas en total hacia el 2015 y más de 30.000 toneladas serán agregadas por la minera local Caraiba Mineracao cuando abra su mina Boa Esperanca en 2014.

El departamento nacional de minería de Brasil dijo que los altos precios del cobre han renovado el interés en depósitos que antes fueron considerados inviables.

De los nuevos proyectos de cobre y expansiones de minas listas para empezar a producir a nivel mundial en los próximos dos o tres años, 60% está en Latinoamérica. 

La minera estatal chilena Codelco, la mayor productora mundial de cobre, está explorando dos depósitos en Brasil.

"Brasil podría ser una especie de pequeña China en la región debido a su constante crecimiento y expansión de la clase media en los próximos años", dijo a Reuters el presidente ejecutivo de Codelco, Diego Hernández, en la conferencia mundial sobre cobre CRU en Santiago de Chile.