Caracas. Si las perspectivas de la agricultura en general lucen bastante complicadas, la situación para el sector productor de papas es bastante desalentadora, toda vez que prevén una caída de 70% en la cosecha de este importante tubérculo para la presente temporada.

Plubio Paredes, presidente de la Federación Nacional de Productores de Papa de Venezuela, aseguró que la caída se debe a que no recibieron las semillas suficientes para garantizar el alza de un rubro cuya superficie sembrada viene retrocediendo en los últimos dos años, según Fedeagro.

Explicó Paredes que, en efecto, los productores de la zona andina (Táchira, Mérida, Trujillo y piedemonte barinés) y la región larense no recibieron la semilla prometida por el Gobierno nacional, que asumió el compromiso de importarla en cantidades suficientes para cosechar las más de 35.000 hectáreas previstas en los planes oficiales.

"Lo poco que pudimos sembrar fue gracias a las semillas que nosotros mismos producimos, pero que son insuficientes para satisfacer a todos los que se dedican a este cultivo", recalcó Paredes.

El dirigente gremial recordó que pese a que tanto productores como expertos en la materia recomendaron al Ministerio de Agricultura y Tierras (MAT) realizar con antelación las importaciones de semillas, la Corporación Venezolana Agraria (CVA) desatendió las exhortaciones, lo cual derivó en el arribo a destiempo e insuficiente de las simientes.

Cabe destacar que, según Fedeagro, la producción de papa experimentó el año pasado una drástica reducción al alcanzar apenas 142.750 toneladas, cifra 59% menor a las 354.376 toneladas del año anterior.

Por otra parte, Paredes destacó que la escasez de semillas también afecta a cultivadores de otros rubros, en especial de hortalizas, por lo que prevé una contracción en la producción de estas.

Problemas asociados. Al margen del retraso en la entrega de las semillas, los productores de papa enfrentan otro problema: la falta de insumos y agroquímicos para mantener la sanidad de los cultivos.

Paredes destacó que a raíz de la nacionalización de Agroisleña, los productores del tubérculo vienen enfrentado problemas para la adquisición de herbicidas y pesticidas que ayuden a combatir las plagas de la papa, lo que en su opinión podría impulsar aún más el declive de la cosecha.

Asimismo, denunció que en las últimas semanas han ingresado desde Colombia grandes cantidades de papa, lo que ha hecho descender el precio en el mercado hasta niveles insostenibles para los productores locales.

Al respecto, destacó que el acuerdo de complementariedad suscrito entre los gobiernos de Bogotá y Caracas, como paliativo a la salida de Venezuela de la Comunidad Andina (CAN), podría traer consecuencias negativas para los paperos, toda vez que no se realizaron las consultas de rigor para determinar la necesidad de importación del rubro.