Buenos Aires. La producción en una de las principales provincias petroleras de Argentina continúa afectada por una protesta de trabajadores del sector, que mantiene paralizada una planta almacenadora de crudo, dijeron el jueves fuentes sindicales y de la industria

Trabajadores petroleros se encuentran bloqueando los accesos a una planta deshidratadora de YPF, filial local de la española Repsol-YPF, en la localidad de Las Heras que almacena gran parte del crudo que se produce en la provincia patagónica de Santa Cruz.

"Se levantaron varios bloqueos en los últimos días pero la planta de Las Heras sigue sin operar por los petroleros, así que la producción sigue complicada", dijo a Reuters una fuente del sector bajo condición de anonimato.

Esa planta de YPF está paralizada desde comienzos de este mes, cuando fue bloqueada por docentes y luego se sumaron a la medida de fuerza trabajadores petroleros.

"Ahora está el gobernador de la provincia (Daniel Peralta) en Las Heras, pero todavía no se reunió con nosotros. Estamos a la espera de que aparezca para poder hablar", dijo a Reuters Fabián Zuñiga, delegado del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Santa Cruz.

Los trabajadores reclaman el pago de salarios adeudados por unas 23 empresas pequeñas contratadas por las grandes operadoras petroleras de la provincia para prestar distintos servicios, según Zuñiga.

YPF es la principal empresa que opera en Santa Cruz, desde donde se extrae el 20% de los 35 millones de metros cúbicos de petróleo que produce anualmente Argentina.

Las protestas también están afectando parcialmente las operaciones de la filial local del gigante petrolero chino Sinopec y de Pan American Energy.

La semana pasada, la filial argentina Sinopec anunció que paralizó su producción de crudo en Santa Cruz debido a que no tenía más capacidad de almacenaje para guardar el hidrocarburo que no podía enviar a procesar por los bloqueos. En abril, debido a protestas, Sinopec tuvo 26 días sin producción de crudo en la provincia.

Las protestas se multiplicaron en los últimos meses en el sector petrolero en Argentina, golpeando fuertemente la producción.

El Instituto Argentino del Petróleo y del Gas (IAPG) informó la semana pasada que la producción diaria de petróleo de Argentina se derrumbó un 19,1 por ciento interanual en abril y la producción de gas retrocedió un 5,3% interanual.

Según analistas, las protestas de los petroleros continuarán durante gran parte del 2011 ante la tensión política que genera la proximidad de los comicios presidenciales de octubre.