Santiago. La producción de salmón se recuperaría en alrededor de 10% en 2011 luego de caer este año más de 30% por problemas sanitarios, dijo este miércoles la cámara del sector.

El grupo SalmonChile estima una producción para este año de 385.000 toneladas brutas y unas 245.000 toneladas netas, que dependerán en gran parte del acceso al financiamiento de los cultivadores y la disponibilidad de ejemplares para la cría.

En los dos últimos años los salmoneros se vieron duramente golpeados por la propagación del letal virus de la Anemia Infecciosa del Salmón (ISA), que llevó a un desplome de la producción bruta desde las 650.000 toneladas en 2008.

"Incluso si llegáramos a tener los mismos números de centros activos que hubo en el 'peak' (...), por el tema de los descansos obligatorios de tres meses en cada ciclo, la producción va a ser 30% inferior", comentó el presidente de SalmonChile, César Barros, en una entrevista en el Foro de Reuters sobre Inversión en América Latina.

Sin embargo, a partir del próximo año, las condiciones mejorarían por un descenso en la mortalidad y mejores niveles de cría de ejemplares.

"Podría haber un aumento interesante de 10%, por ejemplo. Pero va a depender de cómo funcionan las siembras este año", afirmó.

Barros explicó que la industria ha calculado unos US$500 millones como inversión necesaria para adecuar la infraestructura de los centros actuales a un nuevo modelo de control sanitario, debido a una reciente reforma legal.

Grupos defensores del medio ambiente critican que la producción salmonera chilena se ha llevado con precarias condiciones sanitarias y afirman que se utilizan demasiados químicos para la cría de peces.

Mejores precios. Barros dijo que los actuales altos precios del pescado, motorizados por la restricción de la oferta chilena, son alentadores para una recuperación y cree que mantendrán esos niveles por un par de años.

Sin embargo, estimó que una vez recuperada la exportación local el precio tendrá un ajuste a la baja.

Para SalmonChile será un desafío recuperar los mercados perdidos durante la crisis sanitaria, aunque ven como buen signo la apertura de nuevos mercados en Asia, así como Brasil.

Importantes productores en el país, como la filial de la noruega Marine Harvest -el mayor productor mundial-, fueron tremendamente afectados por la propagación del ISA, dado su tamaño de sus plantas y la cantidad de centros que tenían.

Pese a una reciente fusión de empresas pesqueras locales, Barros desestimó que las salmoneras se sumen a la tendencia ya que se ve una diversificación entre los actores.

"Lo que hemos visto es que empresas de menor tamaño están tomando mayor tamaño. Hay cambios relativos y que no necesariamente estamos viendo un nivel de concentración", afirmó.

Más temprano, en una entrevista dentro del Foro de Reuters, la peruana Tecnológica de Alimentos (TASA) dijo que evaluaba adquirir una planta de salmón en Chile como primer paso hacia la internacionalización de la firma.