Sao Paulo. La producción sojera del ciclo 2017/18 de Brasil, que acaba de iniciar la cosecha, superaría los 110 millones de toneladas y sería la segunda más importante en la historia del país gracias al buen clima, según el promedio de estimaciones de 11 analistas consultados en un sondeo de Reuters publicado el viernes.

Los agricultores recolectarían 110,19 millones de toneladas de soja esta temporada, una cifra superior a los 109,43 millones de toneladas estimados en la encuesta previa de Reuters en noviembre y menor al máximo histórico de 114 millones de toneladas.

El área sembrada alcanzaría los 34,90 millones de hectáreas según el promedio de los pronósticos, también un récord histórico, mientras la soja avanza sobre zonas previamente sembradas con maíz este verano austral.

Prácticamente todos los analistas revisaron sus proyecciones al alza o mantuvieron sus estimaciones para otra cosecha abundante en Brasil, el mayor exportador mundial de soja, mostró el sondeo.

Hasta el 19 de enero, Mato Grosso, Goiás, Paraná y la frontera agrícola norte de Matopiba recibirían un volumen acumulado de agua de más de 100 milímetros, de acuerdo a datos de Agriculture Weather Dashboard.

"Por el momento, las condiciones generales son muy buenas para el cultivo", señaló Flávio França Junior, socio de França Junior Consultoria. En Rio Grande do Sul, reaparecieron lluvias tras una sequía, por lo que los analistas no prevén daños importantes en el cultivo allí.

"Incluso con demoras en la siembra (...) actualmente las condiciones son muy favorables y el clima está contribuyendo a un panorama positivo", indicó un analista de INTL FCStone. Si bien los productores iniciaron la siembra de soja en septiembre, la tarea cobró impulso al mes siguiente por efectos de una sequía en algunas regiones que podría demorar la cosecha.

Hasta el 19 de enero, Mato Grosso, Goiás, Paraná y la frontera agrícola norte de Matopiba recibirían un volumen acumulado de agua de más de 100 milímetros, de acuerdo a datos de Agriculture Weather Dashboard. En tanto, en Rio Grande do Sul las lluvias no superarían los 34 milímetros en el período.

Los productores de maíz reducirán el área y la cosecha este año debido a los bajos precios del cereal, dijeron los pronosticadores. El área sembrada este verano caería 11 por ciento en 2017/18 frente al ciclo anterior, a 4,88 millones de hectáreas, lo que recortaría un 17 por ciento la producción, a 25,27 millones de toneladas, agregaron.