Bengasi. La producción en los campos petroleros del este de Libia de Misla, Sarir y Nafoora se redujo a menos de la mitad, y los sitios están siendo protegidos tanto por sus trabajadores como por personal de Ejército, dijo el sábado el administrador de un yacimiento.

Muchas de las principales áreas y terminales de producción de petróleo en Libia se ubican en el este del país, miembro de la OPEP, zona donde grandes zonas han caído en manos de rebeldes que quieren expulsar del poder al veterano líder Muammar Gaddafi.

"Hemos reducido la producción a un mínimo, muy por debajo de nuestra producción normal de 100.000 barriles diarios, aunque no puedo dar más detalles por motivos de seguridad", dijo Hossam, administrador de un campo petrolífero, que trabaja en un yacimiento de Misla a 400 kilómetros (250 millas) al sur de Bengasi. El trabajador no quiso dar su nombre completo.

"Otros dos campos cercanos, Sarir y Nafoora, han hecho lo mismo", dijo. Hossam afirmó que no había problemas de seguridad en ninguno de los campos.

"Estamos trabajando como un solo equipo, un pueblo libio, los trabajadores y el Ejército, para asegurar los campos petrolíferos y la infraestructura", dijo.

Indicó que el petróleo de Misla iba a terminales en Ras Lanuf y Tobruk y que se estaba almacenando allí.

"Podremos volver a la producción normal inmediatamente cuando se produzca la oportunidad", sostuvo.

Fuentes de la industria del petróleo fuera de Libia dicen que los envíos de crudo desde el país, el décimo segundo exportador mundial, se han reducido a casi la mitad por la caída en la producción, falta de personal portuario y temores acerca de la seguridad.

Libia normalmente produce cerca de 1,6 millones de barriles de petróleo al día de alta calidad, o casi 2% de la producción mundial. Entre 30% y 75% de la producción ha sido detenida por causa de la crisis del país.