Buenos Aires. La productora argentina de software Globant, que tiene negocios en Estados Unidos y Gran Bretaña, buscará casi duplicar su facturación en el 2011 con la expansión de la venta de servicios a clientes de primera línea, apuntando a cotizar en bolsa en el mediano plazo.

Creada hace seis años y medio, la compañía tiene como objetivo llegar al mercado estadounidense Nasdaq para financiar la ampliación de operaciones y contar con socios estratégicos.

"No hay proyección de plazo para cotizar en el Nasdaq o en otra bolsa, pero una empresa debe ser construida a largo plazo. El corto plazo es un estigma muy argentino, para hacerse millonario rápidamente". Martín Migoya.

"Nuestra facturación del 2009 al 2010 crece alrededor del 65%, a unos US$60 millones, y para el 2011 esperamos llevar a cerca de los US$100 millones", dijo Martín Migoya, cofundador y presidente ejecutivo de Globant.

"Cotizar en bolsa es un medio por el cual uno se financia más eficiente. Nuestro objetivo es poder transformarnos en la gran compañía de desarrollo de software del mundo en los próximos tres años y ser líder en Latinoamérica", agregó el joven empresario durante una entrevista con Reuters.

Software innovadores. La compañía, que tienen entre su centenar de clientes a empresas como Google, Disney, DreamWorks, Sony y Coca Cola, provee desarrollos de software innovadores para audiencias globales, creando propiedad intelectual para web, redes sociales o juegos.

Fundada por cuatro amigos argentinos, Globant cuenta con unos 2.300 empleados entre sus oficinas comerciales en Londres, Boston, Nueva York y Palo Alto -California-, y las de creación en Argentina, Uruguay, México, Colombia y Chile.

El lanzamiento bursátil no tiene plazo, sino que es un "sueño que se ejecuta siendo una compañía muy grande, de 15.000 a 20.000 empleados, que tenga una facturación de US$1.000 millones. Hace falta financiación, socios correctos, esto se logra generalmente cuando uno sale a cotizar", dijo Migoya.

El ejecutivo agregó que "no hay proyección de plazo para cotizar en el Nasdaq o en otra bolsa, pero una empresa debe ser construida a largo plazo. El corto plazo es un estigma muy argentino, para hacerse millonario rápidamente".

Migoya, quien al exponer el caso de Globant acaparó la atención en una reciente convención de industriales, recordó que el primer crédito que la empresa recibió fue por error, cometido por un banco que le depositó unos US$30.000, que gastaron de inmediato y luego devolvieron en un año.

"Hoy no tenemos problemas para créditos, lo fue en los primeros años. Siempre ha sido un tema difícil para las compañías de servicios que no tienen activos tangibles", concluyó.