Boca Ratón, EE.UU. Los productores de alimentos de Estados Unidos miran al extranjero para lograr un crecimiento rentable durante los próximos años, dado que frecuentemente tienen que rebajar sus precios para impulsar las ventas de sus productos en su mercado local.

Kraft Foods Inc dijo que su reciente adquisición de la fabrica británica de dulces Cadbury aceleraría su crecimiento de largo plazo, aunque espera que el acuerdo golpee a los resultados del 2010.

El mayor productor de alimentos de Norteamérica ya ve erosión en su mercado doméstico, donde los ingresos orgánicos cayeron 2,7% en el cuarto trimestre. En los mercados en desarrollo, los ingresos orgánicos aumentaron 10,4%.

Por su parte, General Mills Inc dijo que es alentado por una creciente clase media en mercados emergentes.

"Esperamos que nuestro negocio internacional lidere el crecimiento de General Mills", dijo Chris O'Leary, presidente operacional de la unidad internacional de la firma, en una presentación del martes, que dio inicio a la conferencia de Consumer Analyst Group of New York en Boca Raton, Florida.

General Mills espera que las ventas en China casi se tripliquen a US$900 millones en el año fiscal 2015, desde los US$306 millones en el año fiscal 2009. También ve potencial en mercados como Rusia, Indonesia y Vietnam, sostuvo O'Leary.

General Mills, Kraft y sus rivales han usado cada vez más las promociones para mantener a los consumidores de Estados Unidos comprando sus productos frente a marcas de tiendas, con menores precios, durante la depresión económica.

ConAgra Foods Inc, conocida por alimentos como los congelados Banquet, dijo que no hay fin en el deseo de ahorro del consumidor y que los precios son muy importantes para el tráfico en tiendas.

"El consumidor de Estados Unidos ya está todo crecido y el crecimiento futuro en el gasto de consumo será fuera de Estados Unidos", comentó Matt Arnold, analista de Edward Jones.

Crecimiento, ¿pero a qué precio? Desde ese punto de vista, la compra de Cadbury por Kraft tiene mucho sentido, expresó Arnold. La preocupación es por el precio que pagó la compañía, incluida la decisión de la presidenta ejecutiva Irene Rosenfeld de vender un próspero negocio de pizzas congeladas para asegurar la compra de Cadbury.

General Mills dijo que también ve oportunidades de elevar las ventas en Europa Occidental, destacando que la penetración en hogares de productos como el helado Haagen-Dazs, los alimentos Old El Paso Mexican y los cereales Nature Valley en esa región es muy inferior a otras partes del mundo.

Terry Bivens, analista de JP Morgan, dijo que sentía "urgencia intensificada" en el enfoque internacional de General Mills, pero la firma sí parece estar tomando una postura de inversiones más agresiva en mercados emergentes.

En el mercado local, ConAgra quiere ver un crecimiento continuo de productos como los tomates en cubos Ro-Tel, dijo el presidente de la unidad Alimentos de Consumo, Andre Hawaux. Incluso habló a los inversionistas en la conferencia de Florida acerca de una crema de queso que se puede hacer mezclando Ro-Tel con Velveeta de Kraft.