Asunción. La Asociación de Productores de Soja, Cereales y Oleaginosas de Paraguay (APS) lamentó este lunes el asesinato de dos alemanes cometido por el grupo armado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) y aseguraron que "el terror" pone en riego el futuro de las inversiones y del país.

El pasado jueves el EPP secuestró y posteriormente ejecutó a Robert Natto y Érika Reiser, una pareja de ganaderos alemanes.

"La inseguridad promovida por el terror pone en riesgo el futuro de nuestro país", expresó en un comunicado la APS, la más importante asociación gremial del sector, que junto al de la carne componen el principal aporte de la economía paraguaya.

Paraguay es el sexto productor de soja del mundo y el cuarto mayor exportador, según datos de la APS.

Los productores dijeron que "este tipo de inseguridad es el peor enemigo del progreso y compromete seriamente el sistema democrático paraguayo, que fue conquistado a duras penas por el pueblo".

La pareja fue encontrada muerta en las inmediaciones de la localidad de Azotey, en el departamento de Concepción, a unos dos kilómetros de la finca de su propiedad, denominada Luisita Ganadera.

Los productores dijeron que "este tipo de inseguridad es el peor enemigo del progreso y compromete seriamente el sistema democrático paraguayo, que fue conquistado a duras penas por el pueblo".

"En Concepción hay gente que quiere trabajar, pero ante un escenario de incertidumbre y temor esas ganas van desapareciendo", manifestó la APS.

El EPP tiene secuestrado desde hace casi siete meses al policía Edelio Morínigo y las pasadas Navidades liberó a un adolescente tras nueve meses de captura.

"Creemos firmemente que las herramientas para erradicar la pobreza y alcanzar el desarrollo son la educación y el trabajo. Por tanto, esperamos que las personas trabajadoras dejen de ser castigadas", añadió.

El gobierno paraguayo atribuye al EPP la muerte de 34 personas, entre policías y civiles, desde 2005 y asegura que podría componerse de unos 30 o 40 miembros.