El otorgamiento de México para que Uruguay coloque un cupo anual inicial de 5.000 toneladas de leche en polvo libre de aranceles, es favorable, pero por el momento no hay ningún negocio a la vista, dijo a El Observador el vicepresidente de Conaprole, Wilson Cabrera.

Según el protocolo aprobado, se incrementarán en 500 toneladas por año hasta llegar a un tope de 11.000 y su administración estará a cargo del país importador.

La medida se enmarca en una modificación que el Senado de México introdujo al Tratado de Libre Comercio entre los dos países que estableció un “cupo recíproco” y que, entre otros detalles, Uruguay podrá vender a ese país el producto mencionado y en las condiciones antes señaladas.

Cabrera sostuvo que esa una buena posibilidad para que Uruguay amplíe sus mercados, pero también recordó que Estados Unidos ingresa con mucha facilidad comercial a México en el marco del mercado común existente entre ambos países, por lo tanto si sus precios se ponen a tono con el nivel internacional es posible que Uruguay tenga chance de hacer negocios.

Uruguay llegó en el pasado a colocar hasta 15.000 toneladas de leche en polvo descremada, pero luego la competencia de Estados Unidos por las ventajas del acuerdo TIFA con México, desplazó a los productos uruguayos, sostuvo Cabrera. Si bien la producción lechera mexicana aumentó en un año de 10.549 millones de litros a 10.680 millones, México sigue siendo deficitario en la producción de leche en polvo. Uruguay venía vendiendo quesos, pero en volúmenes de escasa importancia como ocurrió durante 2012, dijo Cabrera.