La plaza argentina de hacienda cerró mayormente con subidas el miércoles, impulsada por una fuerte demanda, provocada por pronósticos de lluvias para zonas ganaderas en los próximos días que limitarían la oferta de bovinos en el recinto, dijeron operadores.

El miércoles llegaron al mercado de Liniers, en Buenos Aires, 8.535 vacunos -de los que quedaron dos animales sin vender-, frente a los 3.604 que ingresaron el mismo día de la semana pasada.

Muchos caminos rurales de Argentina no están asfaltados, lo que provoca que, cuando caen precipitaciones en regiones agropecuarias, se dificulte el paso de los camiones que trasladan la hacienda a la plaza.

Los novillos cerraron entre sin cambios y con alzas de 1%, los novillitos treparon en 0,7%, las vaquillonas 1% y los terneros 0,5%.

Las vacas se intercambiaron entre estables y con ganancias de 1%, mientras que los toros no registraron cambios en sus precios.

El índice que mide la variación de las cotizaciones del novillo -la categoría de referencia del mercado- marcó 7.078 unidades, frente a las 7.146 de la rueda previa.