Londres. Las persistentes preocupaciones sobre los niveles de deuda de la zona euro y un desvanecimiento de la recuperación económica mundial han llevado a los analistas a impulsar sus pronósticos para el oro para el 2012, reveló este jueves un sondeo de Reuters.

El sondeo entre 15 analistas realizado en las últimas dos semanas arrojó una mediana para el precio promedio del oro de US$1.550 por onza en 2012. Esto implica 7% más que el consenso de enero de US$1.454.

Si bien las expectativas en enero eran altas sobre que la economía de Estados Unidos se estabilizaría y la crisis de deuda de la zona euro estaría bajo control, esas previsiones se desvanecieron.

El oro al contado XAU= subió este jueves a un máximo histórico de US$1.594,16 por onza, luego de que el presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben Bernanke, dijo que el banco central estaba listo para inyectar más dinero en los mercados si la economía se desacelera, y de que Moody's advirtió que podría bajar la nota del país.

Temas pendientes. "Estados Unidos tiene muchos temas pendientes en la economía. Administrar su deuda es uno de ellos y eso acarreará varias medidas que son un apoyo para el oro", dijo el analista Michael Widmer, de Bank of America Merrill Lynch.

"Lo que el gobierno quisiera ver es, probablemente, una tasa de inflación mayor, y también ayudará si el dólar es más débil y las tasas de interés nominales son menores. Ahí tienes tres factores de apoyo para el mercado de oro", agregó.

Las preocupaciones sobre los niveles de endeudamiento de la zona euro también han crecido, con un salto significativo de los rendimiento de los países periféricos de la zona euro desde enero. El débil panorama para el euro está incrementando la diversificación hacia el oro en Europa.

El sondeo mostró que los precios promediarían US$1.498 la onza en el 2011, contra un promedio actual de este año de US$1.454 la onza, lo que sugiere más subidas.

En el tercer trimestre, el metal promediaría US$1.538 la onza, para luego escalar a US$1.593 en los últimos tres meses del año.

También existen algunos riesgos potenciales que podrían presionar los precios a la baja.

Dado que las expectativas de un mayor estímulo monetario están parcialmente ya incluidas en el precio, cualquier señal de que Estados Unidos no lo haría sería negativo para el oro.

Una rápida resolución de la confrontación política para incrementar el límite de endeudamiento de Estados Unidos también podría pesar sobre el valor del lingote.

Sin embargo, hay suficientes factores de apoyo para mantener el optimismo de los analistas en el oro.

"El oro está recibiendo apoyo del temor, la debilidad del dólar, los rumores, la situación geopolítica", dijo el analista Eugen Weinberg, de Commerzbank, cuyo banco prevé que los precios del metal cotizarían a US$1.600 la onza el próximo año.

"No estamos diciendo que el oro va a subir para siempre. Pero, por el momento, no hay muchas alternativas", añadió.