Bogotá. Miles de residentes y trabajadores de firmas contratistas de petroleras en la mayor región productora de crudo en Colombia iniciaron una protesta, que detuvo las operaciones de la canadiense Pacific Rubiales, dijeron el martes fuentes del sector y sindicatos.

La protesta por mejores condiciones laborales y demandas de inversión social se concentra en el Campo Rubiales, operado por la petrolera Pacific Rubiales y ubicado en Puerto Gaitán, en el departamento del Meta, en el oriente del país.

La situación se produce en momentos en que Colombia, el cuarto mayor productor latinoamericano de crudo, vive un auge en la industria petrolera por las mejores condiciones de seguridad y un aumento en su inversión extranjera directa destinada a ese sector.

"En Campo Rubiales ha habido una serie de desmanes, han quemado cinco camionetas y una tractomula. Hubo que parar la operación del campo y del oleoducto. Están amenazando con incendiar las instalaciones", dijo a Reuters el presidente de la Asociación Colombiana de Petróleo, Alejandro Martínez.

El directivo del sector petrolero explicó que los trabajadores, con el apoyo de dos influyentes sindicatos, reclaman una reducción en los turnos de trabajo y mejoras en los sistemas de contratación, mientras que la población exige más inversión en construcción de carreteras, entre otros.

El secretario de Gobierno del departamento del Meta, Jairo Hernán Benjumea, dijo a Reuters que la protesta afecta la producción de 230.000 barriles por día (bpd).

Empresas guardan silencio. El Ministerio de Minas y Energía se abstuvo de referirse a la protesta y su impacto sobre la producción petrolera de Colombia, que busca alcanzar un millón de barriles diarios y que en junio fue de 930.569 bpd.

Inmediatamente no fue posible obtener comentarios de Pacific Rubiales, que opera el más grande campo de producción de Colombia, ni de la estatal Ecopetrol, socia de la firma canadiense en la zona.

El presidente la Unión Sindical Obrera (USO), Rodolfo Vecino, denunció un incumplimiento de las normas laborales por parte de las empresas contratistas de las petroleras.

"Los trabajadores de Pacific Rubiales, alrededor de un número de 5.000 trabajadores salieron a una protesta social por el tema del incumplimiento de los derechos laborales legales", aseguró el líder del sindicato petrolero en conversación telefónica con Reuters.

La semana pasada la USO denunció que la petrolera CEPCOLSA, filial de la española CEPSA, despidió a 1.100 trabajadores en Puerto Gaitán que intentaban afiliarse al sindicato, lo que originó una protesta.

El vicepresidente de Colombia, Angelino Garzón, busca un acercamiento entre las partes para buscar una solución inmediata a la protesta, dijeron fuentes del gobierno.

El presidente de la Asociación Colombiana de Petróleo sostuvo que las comunidades en varias regiones del país buscan sacar provecho del auge para que la industria solucione sus demandas y reveló que en el 2010 se produjeron 95 bloqueos.

Martínez afirmó que la protesta inicial contra un contratista colombiano de CEPSA originó la parálisis y la movilización en el Campo Rubiales