La Paz. Un prometedor proyecto minero de plata, indio y zinc de la empresa canadiense South American Silver en Bolivia enfrenta una dura resistencia de indígenas andinos, cuyas violentas protestas provocaron la detención el miércoles de un líder regional acusado de promoverlas.

Mallku Khota, como se denomina el proyecto de mina en fase de exploración en el departamento andino de Potosí, a unos 400 kilómetros al sur de La Paz, sería una reserva de clase mundial con unos 485 millones de toneladas de materiales mineralizados, según un portavoz de la empresa.

Pero, comunidades indígenes se oponen al plan porque creen que afectará lagunas que consideran sagradas.

El curaca o jefe indígena Cancio Rojas fue puesto en prisión preventiva por un juez de Potosí, luego de que la policía lo acusara de encabezar una revuelta que culminó en una golpiza y secuestro de dos uniformados que protegían a personal de la filial de South American Silver (SAS), dijeron medios locales.

El acusado se declaró inocente y denunció que la firma canadiense habría violado normas internacionales y nacionales al iniciar una exploración minera sin haber hecho la consulta previa a los indígenas del lugar.

"Si se va a hacer consulta ya no va a ser consulta previa, se va a incurrir en las mismas equivocaciones que en el Tipnis", dijo Edwin Prada, quien se identificó como asesor de Rojas, en referencia a protestas que desde el año pasado realizan otros grupos indígenas contra una carretera proyectada por la selva del centro del país.

"Las comunidades de Mallku Khota han sido claras, piden la reversión de la concesión (bajo la cual opera SAS), porque la futura mina destruirá cuatro lagunas que son sagradas para todo el mundo andino y son cabecera de afluentes de la cuenca amazónica", declaró telefónicamente a radio Erbol.

Añadió que los indígenas no tenían una posición definitiva sobre si el supuesto mega yacimiento debería ser o no explotado.

Una fuente empresarial, que pidió anonimato, dijo a Reuters que South American Silver obtuvo la concesión de Mallku Khota en el 2006, tres años antes de que el presidente izquierdista Evo Morales promulgara una constitución que instituye la consulta previa a los pueblos indígenas.

Desde fines del 2010, las concesiones mineras en Bolivia están declaradas "licencias temporales especiales" hasta que se apruebe una ley que obligará a transformarlas en contratos de asociación con la minera estatal Comibol.

La fuente señaló que la firma canadiense prevé invertir hasta el 2015 más de US$50 millones en la exploración de Mallku Khota, que podría constituirse en la mayor mina del país, uno de los menos atractivos para inversionistas internacionales según diversos reportes.

La minería es la segunda actividad económica de Bolivia, después de la industria de hidrocarburos, y generó en el 2011 exportaciones por unos US$3.500 millones, más de un tercio de las ventas totales del país.