Desde el pasado jueves, los trabajadores de Toyota Venezuela paralizaron las actividades de la planta de Cumaná, en protesta por la supuesta violación del contrato colectivo, en lo referente a aumento salarial y la asignación del auto anual a cada empleado.

José Marcano, secretario general del Sindicato de Trabajadores de Toyota (Sintratoyota), destacó que la empresa dio un aumento parcial en enero pasado, cuando se hizo la indexación por inflación del semestre anterior. “Estamos perdiendo 9,93% pues el ajuste fue sólo de 15%”, dijo.

El dirigente sindical destacó que ello conlleva la vulneración de otros conceptos, como pago de vacaciones y bono vacacional, utilidades, y plan de vivienda, entre otros.