Panamá. Alrededor de medio centenar de personas se manifestó este miércoles en las cercanías de la embajada de España en Panamá contra lo que consideran un "chantaje" y una "extorsión" de la empresa Sacyr por amenazar con suspender la ampliación del Canal panameño.

La protesta, convocada por el grupo Asamblea Ciudadana, fue liderada por el internacionalista, activista de los derechos humanos y catedrático de la Universidad de Panamá (estatal) Miguel Antonio Bernal.

Los manifestantes, algunos con pancartas y pequeños espejos, se concentraron frente a la sede de la embajada española, gritando consignas como "Sacyr te tienes que ir" y "ni un centavo más" para los "extorsionadores", "maleantes y asaltantes de camino", entre otras.

Los pequeños espejos eran como recuerdo a la conquista de América cuando los españoles se llevaban el oro de los nativos a cambio de espejos, lo mismo que intenta Sacyr, denunciaron los manifestantes.

Bernal aclaró que la protesta "simbólica" fue convocada por las redes sociales "no contra España", sino en protesta contra Sacyr y el consorcio y los "mecanismos de chantaje y extorsión que vienen practicando contra Panamá a través de amenazas", explicó.

Sacyr, lidera el Grupo Unidos por el Canal (GUPC), que en 2009 se adjudicó el contrato más importante de la expansión de la vía acuática para construir un tercer juego de esclusas por US$3.118 millones.

El 30 de diciembre pasado, Sacyr, comunicó a la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) que si no aportaba US$1.600 millones en sobrecostes, que la habían dejado sin liquidez, suspendería las obras.