París. La ola de protestas de la "Primavera árabe" interrumpieron los planes de inversión en proyectos de petróleo y gas ya que algunos gobiernos en la región han mudado su atención a los crecientes reclamos, dijo este martes la Agencia Internacional de la Energía.

Como resultado, en los próximos cinco años esto podría impulsar un alza de los precios del crudo, dijo el economista en jefe de la AIE, Fatih Birol, al margen de una reunión ministerial del organismo, de dos días de duración.

La AIE, que nuclea a grandes países importadores de petróleo, estima que el mundo necesita invertir US$38 billones para alcanzar la demanda de energía proyectada hasta el 2035, un alza de un 15% frente a su proyección en el 2010 de US$33 billones.

Birol dijo que había reticencias en algunos países para lograr esto.

"Uno de los interrogantes está en Oriente Medio y el norte de África, que son cruciales para satisfacer el crecimiento de la demanda y para compensar la disminución en la producción existente," dijo.

"Algunos países parecen seguir políticas petroleras diferentes de no elevar su producción tanto como el mercado preferiría (...) Otros países no son capaces de proveer dinero para proyectos en juego porque tienen otros problemas urgentes para satisfacer los reclamos de sus poblaciones," dijo.

En un apartado del Panorama Mundial de Energía que se publicará el 9 de noviembre, el organismo energético dijo que se necesitarían US$10 billones para inversiones petroleras, US$16,9 billones para energía, US$9,5 billones para gas natural desde el 2011 al 2035.

"A raíz del malestar, en algunos países los proyectos no están avanzando tanto como querríamos," agregó Birol.