Montevideo. El escenario a corto plazo marca escasez de semillas, porque las cosechas no han sido buenas dado que los semilleros han rendido menos de lo que se esperaba, debido a la seca de primavera incidió negativamente en la producción. Esto redundará en un encarecimiento de los precios, indicó Álvaro Rivadavia, director de Agropecuaria del Este.

“Hoy no tenemos datos genuinos pero el comentario general es que salvo alguna especie y zona que estuvo mejor como el trébol rojo, lo único que habría disponible es avena y raigrás en volumen razonable para la demanda”, señaló.

De todos modos, Rivadavia dijo que una avena en siembra directa, con una sola aplicación de herbicida, rondará los US$300 la hectárea. “El precio está un poco por encima que el año pasado porque estaba más barato el fertilizante y la semilla arrancó a los valores de hoy pero en el correr de la zafra tendió a la baja y terminamos con un 20% por debajo de esta cifra”, dijo.

“Estamos expectantes, lo que sí notamos es que la gente este año está sabiendo que va a tener que hacer comida, está consciente de que será imprescindible hacer comida para el invierno porque no hay reservas forrajeras y se plantea un año de buenos valores para el ganado. Será negocio producir carne y eso genera a priori que se vayan a hacer implantaciones de forrajeras. La tendencia mayor será forrajeras anuales del tipo avenas, trigo de doble propósito, con vistas a utilizarlo como forraje temprano”, opinó.