En la noche del pasado martes (22:12) se conocieron noticias sobre Avianca. Sin embargo, no eran las que esperaban los inversionistas. En vez de conocer detalles sobre una posible venta o la llegada de un nuevo socio, la empresa informó que había empezado un proceso para concretar una alianza comercial estratégica con United Airlines.

La expectativa en torno a la venta o la llegada de nuevos socios se debe a que Avianca tiene una necesidad de mejorar sus balances. Se trata de una empresa altamente endeudada: el margen de apalancamiento (deuda neta/Ebidtar) es de 5,99 %, mayor que el de sus pares. De manera que la llegada de nuevos accionistas representa una oportunidad para mejorar sus balances. Sin embargo, hasta el momento el único acuerdo al que llegó es una alianza comercial.

Por esta razón la noticia no cayó bien en los mercados bursátiles: el título de la aerolínea cayó este miércoles cerca de 10 % tanto en la Bolsa de Valores de Colombia (cerrando en $2.780) como en la Bolsa de Nueva York (cerrando en US$7,74). Este bajonazo se suma a otros, del mismo calibre, que se han presentado en los últimos meses a medida que crece la incertidumbre sobre la posible venta de Avianca. De hecho, con la caída del miércoles la acción se encuentra a precios de comienzos de diciembre de 2016, es decir, el título está cerca de perder toda la valorización que recibió desde que se conoció el inicio del proceso de venta. Además, para los analistas ya esta prácticamente descartada la venta.

Camilo Silva, analista de Valora Inversiones, explicó que “los inversionistas esperaban una noticia sobre la venta y no sobre una alianza comercial, sobre todo porque este tipo de alianzas son muy comunes en el mundo de las aerolíneas. Todo esto aumenta la incertidumbre sobre la venta y no es claro si se va a materializar uno de los escenarios que todos esperan: una venta completa de Avianca, la llegada de un nuevo socio mayoritario que le inyecte capital a la empresa, o la entrada de un socio minoritario pero que también aporte recursos. Sin embargo, al parecer estas soluciones ya no serán posibles, o por lo menos están muy enredadas”.

"United siempre fue una de las firmas que se pensó que podrían llegar a un acuerdo con Avianca, pero se esperaba que sirviera como acreedor de un préstamo de US$500 millones, y no como un aliado comercial estratégico”, afirmó Felipe Agudelo, analista de renta variable de Alianza Valores.

Y lo que pasa es que “aunque no se indique específicamente en el comunicado, el mercado entiende que la venta o la llegada de un nuevo socio mayoritario ya está fuera del radar para Avianca. Es decir, queda descartado este proceso. United siempre fue una de las firmas que se pensó que podrían llegar a un acuerdo con Avianca, pero se esperaba que sirviera como acreedor de un préstamo de US$500 millones, y no como un aliado comercial estratégico”, afirmó Felipe Agudelo, analista de renta variable de Alianza Valores.

Por el momento, las esperanzas de mejorar los balances de Avianca yacen en otro anuncio que hizo la junta directiva de Synergy Aerospace Corp (Synergy), el accionista mayoritario de la aerolínea, quien aprobó la capitalización de US$200 millones. Esta noticia podría significar dos cosas: una emisión de acciones en las cuales cualquier persona o fondo podría comprar títulos de esta empresa, o que Synergy aportaría tales recursos en cambio de más participación.

“En cualquiera de estos dos escenarios, los accionistas minoritarios se verían sometidos a una dilución de su participación. Sin embargo, todavía no son claras las condiciones en las que se haría esta capitalización: no se sabe el precio, ni nada. Se trata de una situación que tiene muy preocupados a sus inversionistas y las caídas en precios de la acción de Avianca lo reflejan”, dijo Silva.

Por su parte Ómar Suárez, gerente de renta variable de Casa de Bolsa, advirtió que “la capitalización es buena para la compañía, pero mala para la acción, pues se esperaría que el precio caiga. Sin embargo, se trata de una medida necesaria, Avianca necesita reducir sus niveles de deuda, sobre todo porque entre 2020 y 2025 se le vienen gastos importantes por su programa de renovación de aeronaves. Por esto, considero que la aerolínea incluso debería pensar en hacer una emisión de acciones o capitalizar la empresa por más de US$200 millones”.

Todos los analistas consultados por El Espectador coincidieron en dos cosas: falta mucha información por parte de la empresa sobre el proceso de capitalización y ninguno descarta que existan más caídas en la acción durante los próximos días. De hecho, indican que la acción podría bajar hasta los niveles que estaba antes de que empezara el proceso de búsqueda de nuevos socios, el 3 de junio de 2016, cuando se encontraba en $2.020. Es decir, el papel podría caer otros $700. Sin embargo, solo queda esperar las nuevas noticias para saber qué le depara a Avianca.