Sao Paulo. La lluvia caerá sobre la mayor parte del cinturón de soja de Brasil esta semana, dijeron meteorólogos este lunes, aumentando las posibilidades de que la potencia agrícola de Latinoamérica produzca una cosecha récord en los próximos meses.

El segundo mayor exportador mundial de la oleaginosa después de Estados Unidos cosechó un récord de 69 millones de toneladas de soja el año pasado y se espera que se acerque a ese nivel este año, si las lluvias comienzan a cesar para permitir la recolección.

"Esta semana estará caracterizada por la lluvia en la mayoría de las áreas de soja en Brasil. Desde Rio Grande do Sul a Maranhao, lloverá en los próximos días", predijeron meteorólogos de la agencia Somar en un boletín diario de clima de soja.

Pese al arribo tardío de lluvias de primavera sobre el cinturón de soja durante la temporada de cultivo entre septiembre y diciembre, la humedad sobre las plantaciones ha sido casi normal desde fines de octubre hasta diciembre. Y parece que enero será un mes húmedo.

Somar dijo que la lluvia en los estados ricos en soja del centro oeste ya estaba por sobre niveles promedio para todo enero en algunas áreas y que se esperan más lluvias a fin de mes.

"En el centro oeste, las lluvias también caerán, aunque sin los llamados intervalos de días soleados y calurosos interrumpiendo a los días lluviosos", dijo el boletín.

Altos niveles de humedad en el suelo son críticos durante esta etapa de la soja, cuando se desarrollan los capullos con granos en las plantas.

Pero el clima caluroso y soleado también es importante dado que acelera la fotosíntesis en la planta para producir granos de buena calidad.

El clima más seco y cálido también ayuda a contener la propagación de la roya asiática en la soja, que se extiende en condiciones frías y húmedas y que puede devastar una cosecha si no se controla. 

Pero hasta ahora no se ha informado de grandes problemas por ese mal en el cinturón de soja.

En su pronóstico extendido de 10 días, Somar predijo que las lluvias se intensificarán en Paraná, Sao Paulo y Mato Grosso do Sul debido a un frente frío que pasará sobre el sur y el sudeste, entre fines de enero y comienzos de febrero.