Buenos Aires. La superficie plantada de soja en Argentina mostró una recuperación al finalizar un área de 18,5 millones de hectáreas implantadas, después de recibir lluvias en el mes de enero dejando atrás la sequía, lo que permite proyectar una producción de 47 millones de toneladas, informó este viernes la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

Dentro del total de los cultivos, los lotes que se sembraron de manera tardía o de segunda ocupación se vieron favorecidos por las lluvias del pasado mes, después de venir retrasados en el crecimiento y desarrollo foliar.

Según consigna Ámbito, la organización consideró "muy prematuro pronosticar resultados finales de productividad en estos cuadros, donde todavía deben superar etapas de desarrollo muy importantes para el cultivo". Sin embargo, estimo que "de continuar con lluvias de esta magnitud no se descarta la posibilidad de obtener buenas producciones a nivel de lote".

La institución argentina resaltó que las precipitaciones continúan siendo escasas en algunas zonas del país.