Tegucigalpa. Demoras en la construcción de un proyecto eléctrico regional le pasarán una millonaria factura a la Empresa Nacional de Energía Eléctrica de Honduras (ENEE). Con más de cinco años de retraso y a un costo superior a los US$174 millones de su presupuesto original, se proyecta que culminará en el 2012 la construcción de una línea de transmisión eléctrica desde Guatemala a Panamá.

La actividad se efectúa en el Marco del Sistema de Integración Eléctrica de los países de América Central (Siepac), para instalar la referida línea que tendrá 1.830 kilómetros de extensión y una capacidad de 230 kilovoltios.

Marcela Pinel de Techint, expresó que en las próximas horas brindarían la posición oficial de la compañía respecto a un informe publicado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), mediante el cual se detallan las causas que retrasaron en un quinquenio la entrega del proyecto. Debido a diversas razones ocurrieron cambios significativos que ocasionaron que el costo del proyecto variara de US$320 millones a US$494 millones.

Afectados. José Humberto Moncada, jefe de división de operaciones de la ENEE, socia de la Empresa Propietaria de la Red (EPR), informó que no solo la representación de Honduras, sino la del resto de países y al mas alto nivel, han protestado por las demoras en la construcción de esta línea.

Según el funcionario este retraso contribuye a que la ENEE programe contratar a inicios de abril del presente año y vía licitación, 30 megavatios para suministrar energía a las comunidades situadas en La Entrada, Copán; el Valle de Sensenti, Ocotepeque.

Los principales problemas que enfrentan estas poblaciones es bajo voltaje y pobre capacidad de transformación eléctrica. Además se planifica en el marco de esta licitación contratar 15 megavatios adicionales que se instalarán en Coyoles Central, en el Bajo Aguán, situado en el litoral atlántico.

"Se estima que se pagarán cargos fijos por el alquiler de estas plantas entre US$15.000 a US$25.000. O sea que la ENEE pagará aproximadamente US$1 millón por contratar esta energía térmica", indicó.

La línea del Siepac tiene dos ramales en Honduras, una de ellas situada en la zona sur ingresa al país proveniente de Nicaragua, por Guasaule, comunica a la subestación de Pavana y sale del territorio nacional hacia El Salvador por el Amatillo.

En el caso del ramal norte, la línea de transmisión interconecta a la central hidroeléctrica "El Cajón" a la subestación Río Lindo y esta a la comunidad El Florido, Copán. Luego continúa hacia Guatemala. "Se supone que esta línea debió entrar en operación en diciembre de 2010, pero no fue así porque algunas torres que se instalaron fallaron y en la actualidad están en proceso de reposición", indicó el funcionario de la ENEE.

Según Moncada, es contradictorio que en los informes recibidos se indica que la calidad de estas infraestructuras "no ha sido tan buena" y por otro lado se indica que el resultado de recientes pruebas efectuadas indican que cumplen con las condiciones técnicas necesarias. "Cómo es posible que se brinde este diagnóstico, cuando, no solamente han fallado en Honduras, sino en Nicaragua y Costa Rica", indicó.

La ENEE, al igual que un técnico de la Empresa Propietaria de la Red (EPR), dijo que la línea estará terminada en el transcurso del presente año.

"Cuando este cable esté listo se instalará un transformador para alimentar con el fluido eléctrico a las comunidades de la zona occidental del país que tienen problemas con el bajo voltaje", indicó.
Un representante de las plantas térmicas en el país explicó que cierta parte de estas infraestructuras fue fabricada con un ángulo de 88 grados y no de 90. Manifestó que la empresa Techint efectuó una modificación técnica que subsanó la referida circunstancia. De manera adicional especialistas de México y Colombia efectuaron las respectivas pruebas de resistencia que resultaron satisfactorias.

En el último informe presentado por el BID con fecha 9 de marzo de 2011 se indica que debido a la calidad de los materiales, se ha retrasado la ejecución de las obras, de manera especial en las subestaciones diseminadas en los seis países.

Además han existido problemas en la construcción de torres en El Salvador y Honduras, naciones en donde opera la empresa Techint. Esto ocasionó problemas de suspensión de obras en estos países, aún cuando los costos de dichos retrasos y sustitución de materiales correspondió a los contratistas.

Obstáculos generalizados. En el referido informe del BID se reportan importantes atrasos debido a problemas para la obtención de la servidumbre de paso a lo largo de la línea en el tramo Parrita-Palmar norte en Costa Rica. Además existieron otros problemas de índole social con algunas municipalidades en El Salvador, Guatemala y Nicaragua, que afectaron la ejecución y conclusión de las obras de la línea hasta el 2011.

Según el BID, la línea de transmisión tiene un retraso de cinco años y todavía no se ha concluido. A la fecha únicamente dos tramos han entrado en operación y se espera que los 17 restantes lo hagan a lo largo del 2011 y el último en el 2012.

El Mercado Eléctrico Regional (MER) aún funciona con con su reglamento transitorio, se espera que durante el primer semestre de este año, tanto la Comisión Regional de Interconexión Eléctrica (CRIE) como el Ente Operador Regional (EOR) habrán realizado las acciones necesarias y aprobado la implantación definitiva del Reglamento del Mercado Eléctrico Regional (RMER). Esto apoyará la consecución de la meta planeada.

El segundo objetivo de desarrollo requiere para su cumplimiento que la regulación regional esté establecida y en plena vigencia (RMER), y la línea Siepac esté construida y operando. Se espera que con el cumplimiento de ambas acciones se den señales adecuadas a los inversionistas privados para aumentar la capacidad de generación en la región y alcanzar la meta.

Nueva energía. En el Congreso Nacional de Honduras se aprobaron en octubre de 2010 los contratos para que unas 40 empresas de energía eléctrica generarán unos 600 megavatios. Se estima que la energía excedente será vendida en el mercado eléctrico regional.